martes, 1 de marzo de 2011

MONEY, MONEY, MONEY

“El dinero hace girar el mundo” así comienza la letra de la canción de la famosa película Cabaret. ¿Pero por qué el dinero? El dinero entra en el orden del deseo, del intercambio social con el otro. A parte de mí mismo, están los demás. Si no tengo, me quedaré en un estado de infantil necesidad en el que no crezco y apenas vivo, fuera de ese mundo que gira. Mediante el dinero puedo poseer todo lo que el ser humano ansía, transformar todas mis carencias en lo contrario. Por ejemplo, si no soy rápido, con un coche deportivo podré alcanzar más velocidad. Lo que el dinero puede comprar, se transforma en mí mismo: ese soy yo. Si nos aquejan problemas económicos y echamos la culpa al dinero, sepa que es exclusivamente un símbolo, sólo es un mediador en mi vida. ¿Qué está aconteciendo entonces en mí para que carezca de él? ¿Seguiré permitiendo que el dinero postergue mi vida?
Laura López, psicóloga-psicoanalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario