lunes, 26 de septiembre de 2011

ME QUIERE, ¡NO ME QUIERE!



    Deshojando la margarita se intenta desentrañar el dilema, esa maraña de pensamientos que se apoyan en ideas como que si hace esto es porque me quiere, si no lo hace es porque no... Un recetario ya hecho, con los ingredientes en su justa medida, y si resulta un poquito más dulce, algo va mal, si se agria, pues también. ¿Pero quién dijo cómo debía o no debía ser? Esa idea del príncipe azul, la media naranja que nos espera y que nos adivina todo, ¡que ya nos ama o nos debería amar! así sin hacer un trabajo, casi sin hablar, imaginando lo que esa persona debería hacer por mí si realmente fuese amor. El amor verdadero...como un burro con sus anteojeras que sólo ve por donde lo dirigen las riendas de ese ideal o como el de la canción, amarrado en la puerta del baile, esperando... Lo realmente verdadero es que hay un camino por recorrer, que no hay hombres y mujeres “ideales”, que las relaciones se construyen, nunca ninguna es igual a la otra y no es cuestión de comparar, sino de hablar, desear y poder arrancar no ya los pétalos de la margarita, sino la belleza de las palabras y de los actos, de lo que me gusta y le gusta...Ya lo dijo Tagore “no porque arranques las hojas a la flor cogerás su hermosura”, lo realmente hermoso es entrar en la circulación del habla y del deseo que conducen, como un puente, al amor.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
610865355

No hay comentarios:

Publicar un comentario