martes, 8 de noviembre de 2011

LA VENDA DE LOS OJOS



   No permitirse hablar de determinados aspectos de la vida, encapsularse en unos miedos que difuminan lo que realmente acontece hacen cabalgar y huir en la frase de “prefiero no ahondar en ello.” Hay pensamientos, situaciones que se encuentran astilladas y producen una herida, y no por colocar una venda, harán que desaparezcan. En psicoanálisis hablamos de que cuando algo no es tolerado por la conciencia, es reprimido, pero no por ello desaparece, sino que provoca que vayamos padeciendo por la vida sin ver, galopando en esa realidad. Al igual que los puntos ciegos de un vehículo, podemos echar la culpa a eso que no vi, que apareció de pronto, a los demás, a la suerte, al destino... cuando en realidad tiene que ver con mi propia mirada bañada en los tintes de lo reprimido, que matiza las experiencias y las convierte en aliadas de nuestros miedos y de las teorías que los mantienen. Podemos tomar una posición pasiva, de impotencia, de sorpresa, o producir pensamientos diferentes que nos harán desprender esa venda de los ojos y construir una vida nueva, ausente del drama en el cual envolvemos nuestro padecer.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
610865355

                                                                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario