viernes, 23 de marzo de 2012

NO ME LLAMES ILUSO PORQUE CREAS QUE TENGA UNA ILUSIÓN



  Una ilusión es algo que nuestra imaginación sugiere, o bien está causada por el engaño de nuestros sentidos. Algo que se estima ilusorio, se presenta como irreal, sin valor, producto de una fantasía ¿Pero cómo hacer tangible algo de lo que se considera 'castillos en el aire'? Nada existe previamente, todo se construye, todo es producto-efecto de un trabajo. El valor, según Marx, depende de la cantidad de trabajo que lleve incorporado, y la realidad, es lo que tú digas y hagas de ella. Dentro de un mismo mundo, se podrán producir diversas realidades ¿de qué depende habitar en una o en otra o mejor dicho, producirla? ¿Suerte? Grandes destinos van a tener grandes obstáculos. Si estos me van a impedir caminar, tal vez no coincida lo que digo querer con lo que realmente deseo. No seríamos beneficiarios de grandes descubrimientos que han ido en contra de la moral imperante, de duras adversidades, si esas personas no hubieran trabajado para ello, personas donde conceptos como tiempo y dinero, fueron una variable a construir. Si nuestros deseos no conciben el movimiento, se encadenan a excusas que me detienen, disfrazadas de 'lógica'. ¿No queda la sensación de que tal vez se podría hacer más? Ponernos en circulación para construir nuestro propio deseo implica reinventarse, tejer lazos sociales que nos sostienen, nos enriquecen...Gozar con ello, porque los resultados, vendrán solos. No me llames iluso, llámame trabajador.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355                        

sábado, 17 de marzo de 2012

¿TRABAJAR PARA VIVIR O VIVIR PARA TRABAJAR?



   Paralizados, doblegados en esta cuestión, rozamos nuestra entrada al mundo. ¿Papá o mamá? Ni lo uno, ni lo otro: Trabajar para AMAR en infinitivo, como infinitas son las formas para ello, pero que es la base de la felicidad humana. Y en mayúsculas, porque es lo que nos hace grandes, humanos y mortales. Antes de acariciar la vida con nuestros goces y apetencias, otros ya existían y recorrieron un camino para que ello fuera posible, dieron lo que no tenían a quien no es. Podemos disfrutar de la tecnología, de algo tan necesario como la luz, el agua corriente...porque otros lo desearon y lo construyeron. Aquello que reclamo como derecho de goce, es el legado de otras personas. Si mi narcisismo y mi egoísmo me envuelven cada mañana como niebla que entibia mis ojos, me impedirá caminar. Me quedaré en la bruma, mirando en dirección al mar, intuyendo el movimiento de las olas, dejándome mecer y espectador de otras vidas. Inmortal en los brazos del arrullo del mar, no conoceré la distancia entre las olas y mis ojos, esencia de muerte y principio de vida, que nos marca el límite en nuestro despertar
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355                        

miércoles, 14 de marzo de 2012

CUANDO EL AMOR AHOGA


Cuando se vive en el orden de lo necesario, no se disfrutan de los encuentros con el otro. Más que amar, se convierte en una demanda amorosa que exige del otro la plenitud, colmar un deseo que, por otra parte, es caprichoso e insaciable por ser la fuente de la misma vida. De él emanan tantas relaciones, tantos afectos, tantas pasiones...como vidas por construir. Si se niega el deseo por los otros(personas, trabajo, aficiones...), fruto de mi intolerancia nacerá esa mano que ahogue y coloque ante mí a mi pareja para ocultar tantos espejos que reflejan mis propias pasiones. Así, obligado a caminar de espaldas atado a mí, para ocultar con su opaca sombra tantos cristales en los que ampliar mi mirada, o bien su sombra se escurrirá a cada rayo de luz hasta desaparecer de mi lado o pretenderé llenar mis ansias con la ilusión óptica de su contorno con el consecuente vacío que esto conlleva. La completud no existe, debemos de ser dueños de nuestros propios deseos, construirlos, para lograr una vida en la cual no necesite mirar al otro de frente y evitar así, paralizados, nuestro caminar, sino continuar hacia un horizonte visible desde tantas direcciones donde poder sentir la ilusión de nuestro encuentro.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355                        

domingo, 11 de marzo de 2012

¿CONTROL EMOCIONAL?



Cuando a veces se hablan de sentimientos, afectos, pensamientos repetitivos, emociones...pareciera que es algo de lo que nos podemos apropiar, razonar...incluso visualizarlos y apartarlos de la mente como si se tratara de un papel arrugado. Lejos de pensar en la simpleza del ser humano, somos seres complejos, nuestro psiquismo funciona con un mecanismo propio, el cual se rige por unas leyes que van más allá del razonamiento. Senti-mientos en cuanto hablan de una verdad disfrazada. Celos que esconden un deseo no tolerado, odio que reviste amor, agresiones que demandan amor o un castigo que alivie una culpa inconsciente, relaciones establecidas en unos límites que hay que interpretar, porque se refieren a un deseo intolerado, relaciones conflictivas donde las personas son un reflejo de algo que no toleramos y que vemos reconocidos de manera inconsciente en el otro...Como vemos, nada es lo que parece. Nuestra conciencia es como un órgano de percepción, por lo tanto, es engañosa. El aparato psíquico está conformado para no saber de determinadas cuestiones que entran en conflicto, malestares que no han podido expresarse en palabras, pueden generar problemas en las relaciones o incluso una enfermedad. Entonces no sería cuestión de 'controlar' , apartar, coger, visualizar...porque si esa persona ha llegado incluso a generar una enfermedad para no saber de ello ¿cómo pretender que lo razone? Sufre y padece y no es cuestión de 'trucos' como si de un prestidigitador se tratase, sino de construir, trabajar, en el sentido de elaborar en el marco de una escucha psicoanalítica que dé cuenta de lo que realmente está en juego.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355                        

martes, 6 de marzo de 2012

NI CONTIGO NI SIN TI


   
    Hay parejas en las que esta ambivalencia de amor-odio pareciera que alimentara la relación. Son las dos caras de una misma moneda. No pueden estar ni juntos ni separados porque en realidad esta dinámica en la relación es la que sustenta el deseo. Discusiones que no llegan a ningún fin, donde cada uno parece hablar un lenguaje diferente, metáforas en un mismo sentido, comunicación de sordos, palabras, muchas palabras, pero cabalgando en el imaginario de cada cual: eso no es comunicación. Cada uno habla de su realidad, de sus afectos, de sus sentimientos reprimidos que se escenifican con el otro, padecen de ellos y no les permiten construir una nueva realidad en que la pareja esté incluida. Cuando en el plano individual se arrastran padecimientos, ambivalencias afectivas provenientes de la historia personal de cada sujeto, se proyectan en la pareja. De alguna manera ambos encajan, como las piezas de un puzzle, siendo difícil pensar la vida sin este modo de relacionarse, por ser una historia ya acontecida y sin resolver de cada cual, en la que el síntoma es su lazo invisible de permanencia. Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio reza la canción. Exactamente, porque no es cuestión del otro, sino de la forma en que cada cual se relaciona y busca en ese síntoma, en esa ambivalencia, su goce.
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355                        

jueves, 1 de marzo de 2012

UN CONSEJO, POR FAVOR



    Las dudas, entrecruzándose entre ellas, tal y como los pasillos del laberinto del minotauro, le cercenan hasta llevarle,una y otra vez, como en la mitología griega, al centro de la estructura, es decir,a un pensamiento que le mueve, en torno al cual produce su vida, sus muros. Padece de sus tentáculos, imposibilitándolo, inhibiéndolo en su vivir, retornando consecuentemente a su partida. En este padecer sonámbulo busca a alguien que le despierte:“deme un consejo, por favor”. Qué debe o no debe hacer se traduce en qué pasillo girar. En su realidad, algo que vale para mí tal vez no vale para usted, porque su laberinto le impide ver más allá de los muros. Si le digo que salte, no lo hará: no tiene las herramientas adecuadas. Sus dedos arañarán los muros y se aferrará aún más al terreno que pisa, de todas formas iba a elegir quedarse, sólo quería escuchar por qué esquina torcer y así tener la ilusión de continuar, sin transformarse. No le ofrezco una enseñanza, le ofrezco el aprender, con las herramientas adecuadas, con palabras que agrieten la dura piedra, a derribar sus miedos, sus fantasías, levantar sus inhibiciones y los prejuicios que le impiden hacer eso que quiere hacer, a construir su propios caminos, otras realidades, sus propios deseos.¿Quiere otro consejo? La realidad no es esa, ni tan siquiera la fantaseada, es la que usted va construyendo y le ayudaré a producir los pensamientos que le lleven a ella.
Fdo: Su psicoanalista
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                       610 865 355