martes, 31 de diciembre de 2013

¿SABES DE DÓNDE VIENE EL SENTIMIENTO DE CULPA?


   En los primeros años de la vida, el sujeto tiene que llevar a cabo renuncias pulsionales por el temor a perder el amor y la protección de la autoridad externa. La angustia se presenta ahí ante esa figura. Es en esa resolución del complejo de Edipo, ese pasaje donde esas renuncias pulsionales están presentes, que se interioriza la autoridad y se instaura el superyó. Ahora es cuando la angustia se presentará frente a esa conciencia moral, que es como si dijéramos, el sentimiento de culpa. Por eso, el sentimiento de culpa es estructural. Todos tenemos los mismo deseos, nos diferenciamos a la hora de renunciar a ellos.
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355          
www.psicoanalistaenmalaga.com

domingo, 29 de diciembre de 2013

¿SABÍAS QUE LA JUSTICIA SOCIAL ES DERIVADA DE LA ENVIDIA PRIMITIVA?


La justicia social significa que nos rehusamos a nosotros mismos muchas cosas para que también los demás tengan que renunciar a ellas, o, lo que es lo mismo, no puedan reclamarlas. Esta reivindicación de igualdad es la raíz de la conciencia social y del sentimiento del deber y se revela también de un modo totalmente inesperado en la “angustia de infectar” de los sifílicos, angustia a cuya inteligencia nos ha llevado el psicoanálisis, mostrándonos que corresponde a la violenta lucha de estos desdichados contra su deseo inconsciente de comunicar a los demás su enfermedad, pues ¿por qué han de padecer ellos solos la temible infección que tantos goces les prohíbe, mientras que otros se hallan sanos y participan de todos los placeres?.
También la bella anécdota del juicio de Salomón encierra igual nódulo. “Puesto que mi hijo me ha sido arrebatado por la muerte-piensa una de la mujeres -,¿por qué ha de conservar ésa el suyo?” Este deseo basta al rey para conocer a la mujer que ha perdido a su hijo.
Así, pues, el sentimiento social reposa en la transformación de un sentimiento primitivamente hostil en un enlace positivo de la naturaleza de una identificación. "Sigmund Freud


Laura López psicóloga-psicoanalista
Tel 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com






sábado, 28 de diciembre de 2013

¿TENEMOS DISPOSICIÓN AL ODIO Y CIERTA AGRESIVIDAD CON LOS DEMÁS?


 
Era invierno y los puercoespines, aislados cada uno en su rincón, tenían frío. Transcurrieron unos días, hasta que se les ocurrió que una buena forma de calentarse, sería apretarse unos contra otros. Al acercarse, sintieron un agudo dolor, por las heridas que se producían unos a otros con sus púas, y volvieron a alejarse. Al poco tiempo, el frío se tornó insoportable, y volvieron a buscar el calor de los cuerpos amigos. Los pinchazos, les recordaron, que, tratándose de puercoespines, el exceso de cercanía era peligroso. Decididos, sin embargo, a no dejarse vencer en su lucha contra el frío, se alejaron y se acercaron varias veces, hasta que alcanzaron una distancia óptima, que les permitió estar calentitos, pero sin lastimarse.


“Conforme al testimonio del psicoanálisis, casi todas las relaciones afectivas íntimas de alguna duración entre dos personas – el matrimonio, la amistad, el amor paterno y filial – dejan un depósito de sentimientos hostiles, que precisa, para escapar de la percepción, del proceso de la represión. Este fenómeno se nos muestra más claramente cuando vemos a dos asociados pelearse de continuo o al subordinado murmurar sin cesar contra su superior. El mismo hecho se produce cuando los hombres se reúnen para formar conjuntos más amplios. Siempre que dos familias se unen por un matrimonio, cada una de ellas se considera mejor y más distinguida que la otra. Dos ciudades vecinas serán siempre rivales, y el más insignificante cantón mirará con desprecio a los cantones limítrofes. Los grupos étnicos afines se repelen recíprocamente; el alemán del Sur no puede aguantar al del Norte; el inglés habla despectivamente del escocés y el español desprecia al portugués. La aversión se hace más difícil de dominar cuanto mayores son las diferencias y, de este modo, hemos cesado ya de extrañar la que los galos experimentan por los germanos, los arios por los semitas y los blancos por los hombres de color.
Cuando la ambivalencia se dirige contra personas amadas, decimos que se trata de una ambivalencia afectiva, y nos explicamos el caso, probablemente de un modo demasiado racionalista, por los numerosos pretextos que las relaciones muy íntimas ofrecen para el nacimiento de conflictos de intereses. En los sentimientos de repulsión y de aversión que surgen sin disfraz alguno contra personas extrañas, con las cuales nos hallamos en contacto, podemos ver la expresión de un narcisismo que tiende a afirmarse y se conduce como si la menor desviación de sus propiedades y particularidades individuales implicase una crítica de las mismas y una invitación a modificarlas. Lo que no sabemos es por qué se enlaza tan grande sensibilidad a estos detalles de la diferenciación. En cambio, es innegable que esta conducta de los hombres revela una disposición al odio y una agresividad, a las cuales podemos atribuir un carácter elemental.” Sigmund Freud
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com


martes, 24 de diciembre de 2013

¿AÚN SIGUES PENSANDO EN LA LOCURA?


   Antes de que Freud revolucionara el pensamiento había un pensamiento físico en esa época, que guiaba la mirada de los médicos hacia el cuerpo. Se veían las enfermedades mentales como físicas. Por eso hacia las enfermas histéricas había un rechazo moral, creían que simulaban los síntomas o que incluso trataban de seducirlos. La coherencia, la conciencia, la noción de yo ligado a la voluntad, hacían un mundo de sombras donde Sigmund Freud rompió con ello, escuchando al paciente en su verdadera dimensión con la producción del concepto de inconsciente: hay un saber no sabido en nosotros y los síntomas, al igual que los sueños, tienen un sentido después de ser interpretados. Lo que no se entendía se llamaba locura, incluso hasta en nuestros días.
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf.: 610865355           
www.psicoanalistaenmalaga.com

jueves, 28 de noviembre de 2013

¿SABES CÓMO SE GENERARON LAS IDEAS RELIGIOSAS?


“Tales ideas, que nos son presentadas como dogmas, no son precipitados de la experiencia ni conclusiones del pensamiento: son ilusiones, realizaciones de los deseos más antiguos, intensos y apremiantes de la Humanidad. El secreto de su fuerza está en la fuerza de estos deseos. Sabemos ya que la penosa sensación de impotencia experimentada en la niñez fue lo que despertó la necesidad de protección, la necesidad de una protección amorosa, satisfecha en tal época por el padre, y que el descubrimiento de la persistencia de tal indefensión a través de toda la vida llevó luego al hombre a forjar la existencia de un padre inmortal mucho más poderoso. El gobierno bondadoso de la divina Providencia mitiga el miedo a los peligros de la vida; la institución de un orden moral universal, asegura la victoria final de la Justicia, tan vulnerada dentro de la civilización humana, y la prolongación de la existencia terrenal por una vida futura amplía infinitamente los límites temporales y espaciales en los que han de cumplirse los deseos.” Sigmund Freud
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355
www.psicoanalistaenmalga.com

martes, 26 de noviembre de 2013

¿SOY INFELIZ PORQUE QUIERO?



    Si preguntamos a cada una de las personas qué es para ellas la felicidad, encontraríamos múltiples respuestas. La vemos en el ojo ajeno cuando la imagen que nos transmiten en las revistas, los famosos, o el vecino de al lado es que pareciera que la vida les sonríe. En cada época la ideología nos ofrece imágenes y prototipos de lo que sería una persona feliz. Así nos muestran cómo distribuir tu tiempo de ocio, qué hacer, cómo gastar el dinero, pautas en la forma de vivir...en fin, podríamos incluso asegurar que la felicidad llega a ser una argucia del sistema.
    Aunque pueda parecer algo extraño y ajeno a cada uno, el ser humano es paradójico y podemos llegar a gozar de cualquier cosa o circunstancia. El psicoanálisis nos pone en cuestión muchísimos aspectos y uno de ellos es que los síntomas son formaciones sustitutivas de una satisfacción que aparece disfrazada. Lo que es displacentero para la conciencia, para el inconsciente es placentero. La idea de felicidad puede ser una gran desconocida porque el sujeto ignora de lo que goza. Podemos ir directos al fracaso porque es nuestra manera de gozar. La felicidad no proviene del exterior, de la buena o mala suerte, como popularmente se puede llegar a pensar, sino que es el propio sujeto, en su estructura psíquica interna, el que puede llegar a causarse las desgracias a través de relaciones tortuosas que se repiten una y otra vez, de situaciones revestidas de casualidad que causan desdicha, comportamientos que atentan contra la salud, fracasos al triunfar...
    La felicidad es una conquista diaria, un camino que transitar y mantener. Los acontecimientos externos deben ser tomados como obstáculos, no fines. Por ello debemos tener en cuenta que hay cierto carácter de excepción en cada uno que se refiere al hecho de que cuando se ha sufrido de circunstancias adversas y privaciones, ya por ello uno pretende que se le excuse de requerimientos posteriores, porque ya “toca ser feliz”, cuando está muy lejos de la realidad (muy a pesar de todo).Nuestro lugar en la vida hay que conquistarlo independientemente de lo que a uno le suceda (o haga suceder), es un prejuicio muy dañino, pues se intenta gozar de ciertos privilegios y se toma cierta actitud pasiva ante la vida, evitando el trabajo necesario para conseguir transformar la realidad. El neurótico se anuda muy a menudo a esta posición.
     Así podemos llegar a entrar en el autoconsumo, en la sociedad de la pastilla, en lo rápido, donde lo “efectivo” es lo que tapa la herida, lo que pone un parche para no ver ... la felicidad también cae en este consumismo, incluso se vende la denominada “pastilla de la felicidad”. No es infrecuente tampoco intentar simplificar lo humano, todos esos procesos tan complejos de que hablábamos y caer en la ingenuidad de que leyendo un libro de autoayuda, en el que se dan ciertas claves, estilos de vida... todo va a cambiar con sólo pensarlo. Hay que decidirse al cambio, trabajar para ello, conocernos a nosotros mismos porque hay procesos inconscientes que pulsan en la vida sin nosotros darnos cuenta, lugares donde nuestro goce está puesto generándonos un gran malestar pero que sin ayuda no lograremos transformarlo. No es cuestión de querer o no querer, sujeto a la voluntad, sino de tener en cuenta a una parte de nosotros que pulsa en mí y que mi conciencia desconoce.

Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355  
www.psicoanalistaenmalaga.com


domingo, 24 de noviembre de 2013

¿SABES QUÉ SIGNIFICA CUANDO LOS NIÑOS PEQUEÑOS HACEN JUEGOS REPETITIVOS DE OCULTACIÓN?


   Es el momento en el que llega el símbolo al niño, se instala en él el universo de símbolos, el orden simbólico. El deseo se humaniza y el niño nace al lenguaje
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355              
www.psicoanalistaenmalaga.com


viernes, 22 de noviembre de 2013

¿SABES QUÉ OCURRIRÍA SI NO EXISTIERA LA CIVILIZACIÓN Y POR QUÉ HAY HOSTILIDAD HACIA ELLA, HACIA LA CULTURA?¿AÚN PIENSAS QUE LA LIBERTAD ES REALMENTE HACER LO QUE TE DÉ LA GANA?


    "La hostilidad contra la civilización, engendrada por la presión que la misma ejerce sobre el individuo, imponiéndole la renuncia a los instintos. Supongamos levantadas de pronto a sus prohibiciones: el individuo podrá elegir como objeto sexual a cualquier mujer que encuentre a su gusto, podrá desembarazarse sin temor alguno de sus rivales que se la disputen y, en general, de todos aquellos que se interpongan de algún modo en su camino, y podrá apropiarse los bienes ajenos sin pedir siquiera permiso a sus dueños. La vida parece convertirse así en una serie ininterrumpida de satisfacciones. Pero en seguida tropezamos con una primera dificultad. Todos los demás hombres abrigan los mismos deseos que yo, y no han de tratarme con más consideración que yo a ellos. Resulta, pues, que en último término sólo un único individuo puede llegar a ser ilimitadamente feliz con esta supresión de las restricciones de la civilización: un tirano, un dictador que se haya apoderado de todos los medios de poder, y aun para este individuo será muy deseable que los demás observen, por lo menos, uno de los mandamientos culturales: el de no matar(....)Suprimida la civilización, lo que queda es el estado de naturaleza, mucho más difícil de soportar. Desde luego, la Naturaleza no impone la menor limitación a nuestros instintos y nos deja obrar con plena libertad; pero, en último término, posee también su modo especial de limitarnos: nos suprime, anuestro juicio, con fría crueldad, y preferentemente con ocasión de nuestras satisfacciones. Precisamente estos peligros, con los que nos amenaza la Naturaleza, son los que nos han llevado a unirnos y a crear la civilización que, entre otras cosas, ha de hacer posible la vida en común. La función capital de la cultura, su verdadera razón de ser, es defendermos contra la Naturaleza.” Sigmund Freud
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com

jueves, 14 de noviembre de 2013

¿FORMA LA AGRESIVIDAD PARTE DE MÍ?


    El ser humano no es una criatura tierna que solamente se defendería si se le atacara. Todos tenemos implícita cierta cuota de agresividad. El niño pasa por el estadio del espejo, por el cual frente a la imagen de los otros, especialmente del cuerpo de la madre, se constituye también su propio cuerpo. Sentía su cuerpo como fragmentado pero el reflejo en el otro le devuelve su propia imagen entera. Esa tensión interna genera el nacimiento de su deseo, deseo por el objeto del deseo del otro, movimiento de crecimiento, y aquí nace el triángulo entre el prójimo, Yo y el objeto. El yo entonces aparece marcado por esta agresividad y cada vez que haya una metamorfosis o cambio en él, se pondrá en juego de nuevo su delimitación, la de su historia más el ser sujeto del deseo.
    Así, la agresividad no acontece entre dos, sino cuando cada uno se constituye como un otro, como semejante a otro. Cuando quiero ocupar su lugar es cuando se muestra la agresividad

Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355          
www.psicoanalistaenmalaga.com

lunes, 11 de noviembre de 2013

¿SABES CÓMO ES EL MECANISMO DE LA DEPRESIÓN?

    Ocurre a través del mecanismo de la identificación, es decir, se sustituye el objeto perdido o abandonado, identificándose con él, introyectándolo en su yo. Esto lo vemos por ejemplo cuando al niño se le muere el gatito, y entonces se niega a comer si no es en el plato del gatito, camina en cuatro patas...
     En la depresión hay una pérdida afectiva y real del objeto amado y lo introyecta entonces en su yo. Por ello los rasgos que se representan en la persona que lo padece son la autohumillación, la autocrítica y amargos reproches, porque realmente es contra el objeto que representa la venganza que de él toma el yo, por haberlo abandonado.

Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355               
www.psicoanalistaenmalaga.com

miércoles, 6 de noviembre de 2013

¿SABÍAS QUE EL INDIVIDUO NO EXISTE...

que es un conglomerado de relaciones sexuales-sociales que lo determinan y configuran; que lo instituido tampoco existe porque el sujeto está sujeto a un movimiento perpetuo e instituyente?


 Laura López psicóloga-psicoanalista
  Telf 610865355            
www.psicoanalistaenmalaga.com

sábado, 28 de septiembre de 2013

¿DÓNDE ESTÁ LA CIUDAD DEL AMOR?



   Un lugar romántico, que los transporte a otra realidad, los aísle de los problemas, que revista los sentidos en un intento de enardecer a los ex-amantes... No nos engañemos, detrás de lo que catalogaríamos popularmente de romántico, se esconde un pensamiento mágico, de culturas primitivas, si me permiten, que aboga por la creencia de que todo se va a solucionar de manera milagrosa, envueltos en ese halo de ilusión y magia.
   Un viaje, estar en otro lugar, no transforma en nada la relación. Es como si a una persona con un trastorno depresivo le aconsejáramos que se distrajera, o le indicáramos que fuese a un balneario a relajarse y a cambiar de aires. No es esa la línea de tratamiento, al igual que no lo es para una pareja que se encuentra en crisis. No es una terapia, ni transforma la manera de relacionarse, que al fin y al cabo es lo que les ha llevado a ese lugar.
   En el campo del amor aún residen muchos mitos e ilusiones con respecto a lo que debe ser el amor, más influenciado por la magia y por los senti-mientos que por una mirada profesional (antes bañado por la mirada del poeta) que pueda desenmarañar y poner en la mesa el entramado de su relación, de esos pactos que los unen, de su sintomatología que si no se trabajan de manera individual y conjunta, harán que se marchite el amor.
   El vínculo de una pareja da lugar a numerosas situaciones en las que se reflejan lo más agradable y desagradable en el juego de la vida. Del amor, la idealización del otro, se pasa silenciosamente al odio.         No hablar de determinadas cuestiones, ocultarlas, hacer como si no ocurriera nada, hace que se ensalcen los valores de deber, tener que...cuando en la consulta se despliega su manera de desear, de enfermar, de marchitar la relación. Tomar nota de sus deseos, en lugar de reprimirlos, mentir, negar y proyectar en el otro....esa es la verdadera transformación y la única manera de vivir en pareja. Podemos seguir pensando que existe una ciudad del amor, un sitio hecho a la medida de los amantes, pero la ciencia, el psicoanálisis,que está al servicio del hombre, nos enseña que es mejor y más barato acudir a un profesional para conocerse a sí mismos, cómo movemos las fichas en el tablero, para así disminuir la angustia y vivir sin tanto sufrimiento.
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610 86 53 55

viernes, 12 de julio de 2013

¿LA CREACIÓN PENETRA EN TI?


  
  En el ser humano hay una necesidad de vivir de manera creativa: si es posible el poema, es posible la vida y si no se logra es probable encontrarnos ante enfermedades como la neurosis, la perversión y/o las enfermedades psicosomáticas. Para hablar de creación es fundamental hablar también del proceso de sublimación porque es la sublimación la que permite la construcción de la cultura. Es un proceso en el que la líbido o fuerzas instintivas sexuales(sexual para el psicoanálisis no es exclusivamente genital, sino todo lo tocado por la palabra) son orientadas hacia otros fines distintos, proporcionando poderosos elementos para todas las formaciones culturales. Las principales actividades de la sublimación son la actividad artística y la intelectual.
   En el desarrollo del hombre, vemos cómo todo niño que juega se conduce como el poeta, creándose un mundo propio, de manera que las cosas sean gratas para él. Distingue muy bien la realidad del mundo y su juego, a pesar de que se apoya en objetos del mundo real y los carga de afecto. Esto es lo que diferencia el jugar infantil del fantasear. El hombre que deja de ser niño cesa de jugar y en su lugar fantasea, que puede procurar el placer que no se puede obtener en la realidad. Las fantasías y el deseo aunque se lograran comunicar no nos producirían revelación de placer alguno, ni ningún sentimiento o incluso puede llegar a repeler. Pero cuando el poeta nos hace presenciar o nos cuenta aquello que nos inclinamos a explicar como sus fantasías, sentimos un gran placer. Se convierten así la fantasía y muchas emociones penosas en sí mismas como fuente de placer para el auditorio del poeta. Así, el ejercicio del arte es una actividad encaminada a la mitigación de deseos insatisfechos. El artista busca su propia liberación, se aparta de la realidad porque no se resigna a aceptar la renuncia a la satisfacción de los instintos por ella exigida y deja libres en su fantasía sus deseos eróticos y ambiciosos. Lo hace a través de la obra, comunicando así a aquellos que sufren la insatisfacción de iguales deseos. Presenta realizadas sus fantasías de ser o hacer aquello que deseaba sin tener que dar el enorme rodeo que supondría la modificación real del mundo exterior a ello conducente. Esto es una superación de la repugnancia que se alza entre nuestro yo y los otros. A través del placer estético o placer preliminar se facilita el resurgir de un placer mayor, procedente de fuentes psíquicas más hondas. El goce procede de las descargas de tensiones dadas en nuestra alma, sin avergonzarnos y hacernos reproche alguno de nuestras propias fantasías. Entrega con su obra el artista una maravillosa salida de la acumulación narcisista: dar lo que no se tiene a quien no es.
Ante la creación puede haber inhibiciones,miedos...Hay que permitirse cierta libertad, dejarse penetrar por la creación para producir, abrirse a ella. Todos somos otra cosa cuando creamos, hemos de ser un espacio en blanco. El psicoanálisis te abre las puertas para la transformación partiendo de la idea de trabajo, constancia, donde no hay edad para aprender. Picasso ya dijo que, por si acaso, que la inspiración le llegara trabajando. Supone el transformar la vida y la condición del hombre, cerrar la puerta a la razón y a la moral para expresarse en libertad logrando la realización artística. En definitiva, transformarse en sujeto deseante más allá de la genitalidad porque en cada hombre hay un poeta y sólo con el último hombre morirá el poeta.


Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com


jueves, 4 de julio de 2013

¿EGOÍSTA?




    En nuestros pasos en el mundo nos vamos rodeando de otros: familiares, amigos, conocidos...personas que nos acompañan en el camino de la vida y las que nos tienden una mano y nosotros a ellos. En otras ocasiones la mano te la tienden...pero al cuello. Es de ingratos el no permitir que el otro crezca, pretender que toda la vida sea dedicada por y exclusivamente para esa relación. Eso sí que es ser egoísta. Es la posición del demandante que nunca nada es suficiente, como un niño pequeño exigiendo continuamente la atención de su madre. Hay que tener cuidado porque cuando uno delimita bien su espacio, la vida fluye y transcurre entre otros, en el deseo, pero si este tipo de relaciones generan sentimientos de culpabilidad, uno está perdido y atado a esa demanda. El egoísmo te envuelve pero no el propio como quieren hacerte entender, sino el del otro por ese mecanismo de proyección: él no es el egoísta sino tú. Esa persona se ahoga en su propio veneno, su propia baba que le corroe y que sólo le empapa a ella. Embebida por sus problemas y sus pensamientos, no ve más allá hasta donde su brazo se extiende. Así, tu crecimiento es una ofensa personal, lo haces para fastidiarlo, hay reproches continuos, cuando en la vida hay decisiones que hay que ir tomando y en pos de los otros, del mundo, de la civilización, de la cultura...Uno ha de envolverse de un entorno adecuado que te aliente y te apoye en tu deseo de brindar a los demás tanta riqueza y bagaje de tu camino personal y profesional. Sin ética, sin límites, a la hora del encuentro con los otros, conviertes las relaciones en relaciones “locas”, sin ley, perversas, donde cada uno juega un papel y donde los afectos no se corresponden con la realidad de esa relación, sino que van en referencia a otras pasadas. A veces, hay que abandonar ciertas maneras para poder abrazar lo nuevo. No te quedes sin el mundo, sé fuerte, has de pensar que el camino que vas a recorrer no lo haces para dañar a nadie, es una opción de vida que te toca hacer en ese momento para poder seguir. Si alguien se siente dañado, ese es el egoísta. No traicionar el deseo, aprender a conversar, darnos la espalda a nosotros mismos y dar lo que no se tiene a quien no es, es toda una lección de vida. 


“Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas;
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.”
Laura López, psicóloga-psicoanalista
Telf.: 610865355

miércoles, 24 de abril de 2013

LAS OBSESIONES GOBIERNAN MI VIDA ¿ESTARÉ ENLOQUECIENDO?


Las obsesiones es un trastorno más común de lo que se piensa, que a veces se disfrazan social y familiarmente como “manías”, “rarezas” por las cuales se tilda a la persona con la denominación de “rara”. Lo que puede pasar desapercibido llega a convertirse en un auténtico calvario al no poder librarse ni de los pensamientos ni de ciertos rituales para aliviar la angustia que le asalta y claro, no desaparecen solos, sino que van a más. Quien padece de estas obsesiones, de una neurosis obsesiva, o de un toc, lo viven como algo extraño a su persona y de nada sirve que se les explique, se les razone que son pensamientos y conductas absurdas. No es por el hecho de saber, de razonar, no es de ese orden, si no bastaría con leer unos cuantos libros y pensar que es absurdo. Estamos hablando de un trastorno que imposibilita para realizar cualquier actividad, ya sea para trabajar, para las relaciones...a veces se vive en silencio, pues temen que los demas los tomen por “locos”. Pensamientos, imágenes de muerte, agresión a familiares, blasfemias, imágenes sexuales...todo ello con sus correpondientes rituales, en principio para distraer esos pensamientos, luego como acto simplemente: comprobar la llave del gas, las puertas, limpiarse las manos una y otra vez, no pisar las líneas de las baldosas, presignarse una y otra vez antes de empezar el día, al entrar en sitios, vestirse siempre en el mismo orden...suelen recurrir a actos de la vida cotidiana que realizan a menudo pero que ahora se convierten en un ritual imposible de sobrellevar.
Lo que debemos saber es que nuestro psiquismo tiene unos mecanismos propios que no son del orden de la lógica de la conciencia. Todos tenemos una instancia denominada inconsciente, otra preconsciente y otra inconsciente. En el inconsciente se encuentra nuestra memoria, nuestros afectos, nuestros sentimientos, los recuerdos... A lo largo de nuestro desarrollo, a través de la educación, se van reprimiendo ciertas tendencias hostiles, agresivas, deseos...que no son lícitos para vivir en sociedad, para formar la civilización y que por un lado abrigamos todos. A raíz del pasaje del Complejo de Edipo es que se funda el aparato psíquico, donde estos deseos, tendencias, no desaparecen, sino que se renuncia a ellos, se reprimen. A veces puede ocurrir que pueden resultar tan intolerables, no ya sólo a comunicárselos a otros, sino a reconocerlos nosotros mismos, que se generan una serie de procesos psíquicos, produciendo la enfermedad como solución. Basta con desear para que ese policía interior, llamado superyo, esa moral tan estricta, nos castigue. Para la realidad psíquica es como si estuviera realizado, de ahí la necesidad de castigo. Es por ello de esos rituales tan absurdos, como si pareciera expiar una culpa por ahí. Digamos que podría ser equiparable a una especie de religión a menor escala, donde todo pecado tiene una penitencia, es decir, esos ceremoniales que se realizan para salvar tu alma y limpiarte de pecados. El obsesivo se siente culpable de algo que desconoce, de algo que no cometió y necesita de castigo. Lo que se ve, los rituales, esos actos, son absurdos, pero tiene un sentido simbólico, quieren decir algo. Necesitan de una traducción, de una escucha diferente, al igual que los jeroglíficos los vemos faltos de sentido y los sueños, cuando lo que encubren es toda una historia de deseos en la realidad psíquica. El síntoma es un disfraz, un sinsentido para la conciencia que encubre todo un conflicto de fuerzas psíquicas que luchan en el individuo.
Por ello es que la inteligencia no juega en la persona que lo padece ningún papel, más bien al contrario, suelen ser los obsesivos personas muy inteligentes y de una moral muy pulcra y cuadriculada. Suelen tener un proceso, primero son las ideas, luego los pensamientos, y después los actos, por eso es importante acudir cuando no esté tan afianzado, para resolverlo antes. Su cerebro ni está dañado, ni degenerado, simplemente que somos seres habitados en el lenguaje y hay palabras, pensamientos que pueden llegar a llevarnos a construir una enfermadad como solución. Si una palabra puede generar que una persona se ruborice ¿qué podrá generar un deseo que tan siquiera puedo pronunciarlo?¿cómo huyo de él?No se puede huir de uno mismo mas que con la enfermedad. El psicoanálisis es, por todo esto, la única terapia que resuelve el 100% de los casos si se mantienen en el tratamiento.

Laura López, psicóloga-psicoanalista
Telf.: 610865355

miércoles, 10 de abril de 2013

ME CUESTA TANTO OLVIDARTE



Las relaciones se transforman, incluso llegan a romperse, hay separaciones, encuentros con otros...La vida sentimental de toda persona está sujeta a cambios, como ocurre en otros aspectos de la esfera personal. Hay pensamientos generales, ideologías imperantes, que nos hacen ver cuestiones cotidianas de forma neurótica y carentes de todo sentido crítico e incluso llegan a no ser saludables. Sobre todo ocurre en aspectos relacionados con el amor, que nos llenan de prejuicios y de cuestionamientos acerca de lo que debe o no debe ser. Parece que cuando se rompe una pareja, si se produce un estado depresivo o no puede olvidarse a esa persona inclusive durante toda la vida es prueba inefable de un amor “verdadero”, “el amor de su vida”. Ya caemos de nuevo en tópicos fatales, que tanto enclaustran a una persona en un pensamiento y tanto daño provocan. Al contrario de lo que se piensa, cuando una relación, un objeto amoroso es abandonado (sea por una parte o por otra), tras ese periodo de duelo, esa tristeza habitual y necesaria y ese paulatino desligar su líbido del objeto, esa persona ha de ser capaz de SUSTITUIR (por otra persona, o ideal, o cualquier otra cosa). Ese es todo criterio de salud, y si no lo logra,no es que no lo haya superado de tanto amor que le profesaba, es porque estamos hablando de una depresión, que no es una prueba de amor verdadero, es un trastorno muy grave, que nada tiene que ver con la persona de la que uno se enamora.Es un posicionamiento psíquico ante una pérdida, que hace que te identifiques a ella y no permite ver nada más.Quien más ha amado a otra persona es quien antes puede sustituirla, porque si no, para el psiquismo estamos hablando de un amor materno-filial, neurótico, en cuyo imaginario (porque una cosa es la realidad objetiva y otra la psíquica) es la madre. Es decir, sabemos que el ser humano para entrar en el mundo y gozar de su condición de humano y sujeto psíquico ha de ser capaz de sustituir a su madre, a su padre, por otras mujeres,por otros hombres, si no es capaz, es porque para él o para ella, es la madre, aquella función que en todo nos saciaba. Lo que aparentemente parece un amor de los de verdad (muchos dirían),es precisamente todo lo contrario, porque también habla de cierto narcisismo en ese mecanismo de identificación, amarse a sí mismo en el otro, no amarlo en su verdadera dimensión.También se desmoronó ya la idea de la media naranja, así que no te exprimas más porque si no puedes trabajar, amar de nuevo, ilusionarte con otras cosas... tal vez tengas que permitirte cruzar el puente hacia el mundo, y mirar de frente a la humanidad. Y si solo no puedes o tal vez has sentido cierta aversión al leer esto, planteáte a qué prejuicios te encuentras atado, que no te dejan ver las oportunidades que la vida te brinda. Consulta con un psicoanalista.
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf 610865333                                        

viernes, 25 de enero de 2013

EL AMOR VERDADERO


    
    A punto de naufragar, la afirmación de que no sería el amor verdadero llena de nubes una tormenta a punto de estallar. El llanto baña las ilusiones y los cuentos de hadas,cuando en realidad se hace necesaria la desilusión para comenzar a construir el amor. Pensar que en el amor todo nos viene hecho, que cuando nos llega, nos daremos cuenta, que no hará falta nada más, ni siquiera casi hablar, que todo fluirá como si de algo mágico se tratara, es exigir una fantasía que estropeará la realidad. Se habla del destino, del amor de tu vida pero...¿de qué vida?¿Una vida en la que solamente ese amor te colma y te calma todo cuanto tiene sentido en tu existencia?Así se generaran grandes frustraciones y grandes frustrados donde víctimas de esa forma de pensar, se pretende vivir de forma única, guiada por los mismos ojos, espejismos de un único amor. No somos los mismos a lo largo del tiempo, ni tenemos los mismos gustos. En nuestros encuentros nuestros pensamientos se transforman, se enriquecen y esto hace que vivamos varias vidas, varias pasiones, en nosotros. Esto se refleja en las relaciones, que no están sujetas a la rigidez de una vida, porque eterno, no hay nada, ni la vida misma, si no será la ilusión de la inmortalidad lo que guíe nuestra existir y nuestras relaciones. En la transformación de nuestros pasos se van gestionando los ritmos de la relación, ¡todo un trabajo! que si no se gestiona bien, provocará una ruptura, una tras otra hasta querer alcanzar al ser perfecto. Las relaciones tienen mil formas y colores, lo que es normal para unos, para otros no y en lo humano, tendemos a compararnos con familiares, amigos, con los otros...tratando de averiguar lo que es el amor y cómo sería una relación perfecta, un amor verdadero y si no nos funciona el modelo establecido, entonces no es amor. Lejos de crear convencionalismos, olvídate de historias y permítete ayudar a construir el amor en tu verdadera vida, la real, consulta a tu terapeuta de parejas.
Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf.: 610865355

martes, 22 de enero de 2013

SOBRE UN CASO DE FOBIA...



“Una muchacha padecía del temor de verse atacada de incontinecia de orina desde que un vehemente deseo de orinar la había obligado en una ocasión a abandonar un teatro durante un concierto. Esta fobia la había incapacitado poco a poco para toda vida social. Sólo se sentía tranquila cuando sabía tener un W.C. al que llegar disimuladamente. No existía en ella vestigio alguno de enfermedad orgánica que pudiese justificar sus temores. Hallándose en su casa, entre sus familiares, no experimentaba jamás el temido incoercible deseo ni tampoco durante la noche.
Un detenido examen descubrió que dicho deseo la había acometido por primera vez en las circunstancias siguientes: En la sala de conciertos se halla sentado cerca de ella un hombre que no le era indiferente. Al verle comenzó a pensar en él y a imaginarse ser su mujer y estar sentada a su lado. Durante esta ensoñación experimentó aquella sensación que en las mujeres hemos de comparar a la erección masculina y en su caso, ignoramos si en todos, terminó con un ligero deseo de orinar. La referida sensación sexual, habitual en ella, la asustó en tal ocasión, porque había formado el firme propósito de combatir su inclinación amorosa e inmediatamente el afecto inherente a la misma se trannsfirió al deseo de orinar que la acompañaba. Viéndose obligada la sujeto, después de una penosa lucha, a abandonar la sala.
Esta joven a quien toda la realidad sexual horrorizaba, no concibiendo siquiera que pudiera casarse algún día, era por otro lado de una tal hiperestesia sexual, que en las ensoñaciones eróticas a las que se abandonaba gustosa, experimentaba regularmente la referida sensación voluptuosa. El deseo de orinar había acompañado siempre la excitación sin haberla impresionado hasta el día del concierto. El tratamiento alcanzó la curación casi completa de la fobia.”
SIGMUND FREUD
Laura López, psicóloga-psicoanalista
Telf 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com