sábado, 31 de mayo de 2014

CONVERSACIONES CON UN PSICOANALISTA TERAPEUTA DE PAREJA: ¿OBSESIONAD@ EN EL AMOR?



  1. ¿Cuáles son los estados del amor?

       Habría que distinguir para ello el enamoramiento del amor, que son cosas diferentes. El enamoramiento podríamos describirlo como un estado psíquico alucinatorio e imaginario que se produce entre dos personas de manera que ambas dejan de sentirse extrañas para sentirse unidas por la sensación de que se conocen de toda la vida, una especie de locura transitoria, que por una parte permite la reproducción de la especie. Es más una ilusión, un encuentro con un ideal. El amor comienza cuando esa ilusión cae, hay un desencanto en el que ves al otro desde su verdadera dimensión, la humana. Ahí, en ese punto, pueden ocurrir dos cosas: o bien que se abandone o, lo que es más habitual, se comience a amar,a dar lo que no se tiene a quien no es. Sales más de ti y tiene que ver más con la palabra y con los pactos, permites que el otro crezca. Te transforma, te proporciona energía, te hace más civilizado...cuando se sabe amar

  2. ¿Cómo se puede pasar de amor a obsesión?

       No es cuestión de que s e pase del amor a la obsesión, sino que hay personas que llaman amor a ciertas demandas que más tienen que ver con su estado neurótico que con la verdadera dimensión del amor. Para ello, han de ocupar la posición de amante y la de amado.Hay personas que no se permiten el ejercicio amar. Si sólo entran en la posición de la demanda, del amado, está repitiendo una cuestión infantil con la madre. Se tienen que poder las dos posiciones, si no, hablamos de relaciones en las que la demanda es insaciable, donde se hace del otro un objeto necesario y se produce una relación asfixiante. El humano necesita del verbo amar, en , no se puede vivir en ilusiones imposibles. El amor está lleno de expectativas y, como todo en el ser humano, es algo a aprender.

  3. ¿Qué fases tiene esa obsesión?

       La persona tiene ya esa estructura obsesiva en su forma de amar, esa manera de entender la relación como que el otro le pertenece. Hay tendencia a anular al otro y a pedirle renuncias por amor pero hay que tener mucho cuidado, porque el hecho de mantener este tipo de relación es una cosa de dos, los dos están unidos por un pacto inconsciente donde cada uno juega su papel. Se cela de todo lo que reste tiempo para estar con ellos/as (amigos, familia, trabajo...) todo se convierte en un amante. Pero si el otro renuncia, la venganza va a llegar más tarde o mas temprano en el sentido de que el o la que renuncia va a hacer responsable al otro/a. Se puede llegar a darse cuenta de que se han perdido tantas cosas que te mantenían feliz, alegre...que la relación acaba rompiéndose o que se mantenga en el tiempo y se convierta en una manera de gozar constante y sufriente.


  4. ¿Cómo podemos detectar que estamos obsesionados con alguien?

       Cuando tu vida se va empobreciendo: dejas de estar con los amigos/as, no incluyes relaciones nuevas, las actividades que antes te gustaban ahora dejas de hacerlas para pasar más tiempo con esa persona, piensas constantemente en él/ella, cada vez que se aleja un instante lo ves como un abandono, tu vida gira en torno a él/ella, no puedes pensar en nada que no tenga que ver con él/ella, en ningún proyecto en el que él/ella no esté incluido/a, le pides que haga cosas por ti, en tu i ntento por gustarle más haces cosas que no te gustan, hay un intento de aislarte con el otro/a...


  5. ¿Qué sentimientos despierta la obsesión amorosa en la persona que la sufre?

       Sentimientos de posesión, de exclusividad donde todo lo demás sobra, donde el mundo está empobrecido si no está él/ella. Se cree que la vida ya no tiene sentido si esa persona no está a nuestro lado

  6. ¿Por qué surge? ¿Es necesario haber tenido una relación o puede surgir con un desconocido?

       Surge porque esa persona tiene esa estructura en su forma de amar, es decir, está habitado/a en un pensamiento acerca del amor como posesión. Tal y como uno piensa va a reflejar cómo uno vive el amor, cómo construye sus relaciones. No tiene tanto que ver con relaciones anteriores, si uno no aprende a amar, busca inconscientemente a la madre, es decir, una búsqueda de lo que se tuvo y lo que se cree que falta. Amamos como nos han enseñado, como no han transmitido, que se traduce en lo que está escrito (amor platónico,príncipe azul, la dama cortés...) o lo que es lo mismo, lo que se nos transmite a través de la ideología. Por eso es muy i mportante saber desde dónde pienso el amor y que es algo que puedo construir. Está para ejercerlo en infinitivo, como una planta que se alimenta día a día, y si no se aprende a amar de una manera sana podemos llegar a ser muy desgraciados.

  1. ¿Cuáles son las prácticas o hábitos más comunes de la persona que está obsesionada?
       Quieres pasar todo el tiempo con esa persona,llegas a renunciar incluso a tu propio crecimiento, todo te parece poco, cada vez demandas más y nunca es suficiente, el hacer actividades separadas lo vives como una separación, cada vez que se retrasa lo interpretas como un abandono, entran en juego los celos enfermizos...

  2. ¿Cómo se puede poner fin a esa obsesión?
       Es importante destacar que es en la pareja donde más se amplifican los trastornos personales de cada uno, hace como de modo de pantalla. Esa persona también tiene una manera obsesiva de relacionarse con otros elementos del entorno (trabajo, amistad...). No es sino acudiendo a un psicoanalista que le ayude a transformar esa forma tan enfermiza de relacionarse de la cual se padece,que no conseguiremos poner fin, porque no es por la persona, por el objeto hacia el cual y en torno al cual se vive la obsesión, sino que forma parte de la estructura del hacer del que lo padece. Así, hay una compulsión a la repetición, es decir, la historia se va a volver a repetir con otras personas sin uno poder evitarlo porque no es algo consciente.

  3. ¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en la obsesión amorosa?
       Redes,sociales, internet... En cierto sentido pueden facilitar ese grado de control hacia el otro, porque las ventanas donde mirar, donde asomarse a la vigilancia se amplían. Es un problema bastante consultado en la terapia porque a veces hay ausencia de límites en ese sentido ( se miran mensajes, se piden las contraseñas, se espían en las redes sociales...) que no es una forma más de sufrir o mantener ese goce en la relación.
  4. ¿Cómo influye la obsesión en la rutina diaria?
    Puede llegar a ser incapacitante, porque te hace consumir una energía muy poderosa que puede ser utilizada en el trabajo, en lo social, en la creación... te aislas del resto e incluso puede cursar con síntomas como la ansiedad, la angustia o el delirio.

  5. ¿Cómo le afecta a la otra persona? A aquella que sufre los ataques del obsesivo?
       Cuando una persona recibe los ataques del obsesivo, ya mantiene una relación con él,  por lo que también es motivo de consulta porque de alguna manera los dos “encajan” en el despliegue obsesivo. Es un consentimiento hacia ciertos aspectos de los que uno inconscientemente está de acuerdo. No cualquier persona es capaz de estar con cualquier otra, aunque parezca paradójico e incluso mantengan una relación conflictiva de amor-odio y 
    siempre esté pensando en abandonarlo, algún tipo de goce hay en esa situación. Recordemos que hay un parte masoquista en el ser humano.

  6. ¿Cuál es el mejor método para poner fin de raíz a la obsesión?
       El psicoanalista terapeuta de parejas sin lugar a dudas porque va a descubrir y traducir en su verdadera lo que está en juego en cada uno y en la pareja. Nada es lo que parece, y lo vemos a diario, de personas que se quejan de una situación pero la mantienen durante toda la vida.

  7. ¿En cuanto tiempo, de media, se puede superar este problema?
       Si acude a un psicoanalista terapeuta de parejas va a depender del deseo que se tenga en ello y de que se mantenga en el tratamiento. Hay personas que desde la primera sesión notan los resultados y son capaces de pronunciar y permitirse frases diferentes que transforman el sentido, la posición en la pareja.
                                          Laura López, psicoanalista y terapeuta de pareja    Tel 610865355