miércoles, 2 de julio de 2014

¿SABES POR QUÉ COMENCÉ A ESTUDIAR PSICOANÁLISIS Y POR QUÉ QUIERO COMPARTIRLO CON VOSOTR@S?



   Me licencié en psicología y en la universidad donde cursé mis estudios era una vertiente muy diferente al psicoanálisis. En suma, era una concepción de la persona basada en la reeducación, el estímulo-respuesta, el razonamiento lógico...
    En una clase una persona habló de una situación muy paradójica: en una reunión de amigas, se hizo un comentario acerca de algo que una de las mujeres vivió con una antigua pareja. La mujer, al escuchar estas palabras, entró en un estado de shock, muy indispuesta, llorando...tuvo que marcharse muy afectada. Sorprendentemente, al día siguiente, la llamaron para preguntarle cómo se encontraba y ella no sabía y no recordaba nada del día anterior y del hecho que lo había provocado. Aquello me resultó muy interesante. No encontré respuestas ante tantas preguntas, simplemente me dijeron que para qué indagar más, si a esa persona le afectaba ¿para qué recordárselo? No entendía cómo podía existir esa ceguera, había algo más en esa sintomatología que desplegaba esa mujer y no creía posible que con apartarlo de la mente no influyera en la vida de esa persona. Pensé que había algo más que la simple lógica de lo que ve nuestra mirada.
   Pero mi acercamiento definitivo al psicoanálisis, a esta maravillosa ciencia, fue cuando una persona muy querida por mí atravesó los senderos oscuros del laberinto de la neurosis y llegó a rozar la muerte con sus dedos. Ni la medicación, ni su periodo ambulatorio donde se le apartó de la realidad le hicieron transformar lo que le ocurría. La lógica era un imposible en el tejer de las palabras. Mis ojos y mi boca eran ciegos, trataba de comprender, de prestar apoyo...Pero de nada sirvió, sólo de un poco de alivio. Uno puede llegar a creer que por tratarse de asuntos de la mente, porque la persona esté sumida en un estado melancólico con el mero hecho de transmitirle más amor, más cuidados, más atención ya debe mejorar. La culpabilidad acecha en cada ocasión, mas EL AMOR que pueda prestar cualquier persona de alrededor NO CURA ni tampoco los razocinios absurdos que todo el mundo ya sabe. Precisamente una persona con neurosis tiene la capacidad de amar abolida. No son las muestras de afecto, el cariño, lo que necesita para curarse ni una explicación racional de lo que le pasa,¡ha construido toda una complejidad de síntomas para no saber! Necesita de una escucha diferente, pues esa persona utiliza la enfermedad como solución. No cualquier persona puede enfermar de cualquier cosa. Todo lo que nos ocurre no es casualidad, o mala suerte...hay una sobredeterminación inconsciente, que hace que, digamos, la fotografía de la realidad sea siempre de la misma manera.No fue hasta que inició la andadura del psicoanálisis que pudo apartar el dedo de la mirilla de la cámara y transformar la fotografía de la realidad.
   Por eso que descubrí un mundo maravilloso que se abría ante mí, a cada paso, donde desvelar los secretos de la mente y ayudar a otras personas a que pudieran realizar la mejor versión, la mejor fotografía, desde su cámara fotográfica para que su mundo, fuese otro. Encontré respuestas pero también descubrí que tratar de imponer, aunque sea el bien, es injusto y cada persona llega de una manera diferente. Aquí estaré para quien lo necesite, daré lo que no tengo a quien no es porque los obstáculos, sólo han de ser eso, no el destino. Continuamos la próxima.

Laura López psicóloga-psicoanalista
Telf.: 610865355  
www.psicoanalistaenmalaga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario