domingo, 13 de marzo de 2016

AL HOMBRE DEL NEANDERTHAL DEL SIGLO XXI


Una mujer NO ES UN OBJETO, es un sujeto deseante, NO UN FLORERO. ¿Hay algún cartelito en la frente de alguna mujer que diga puedes llamarme lo que quieras que estaré dispuesta a estar a tu servicio, a poner buena cara? ¿Qué parte del no no entiendes? Cuando una mujer dice que no, es no. Ese pensamiento caduco de que cuando una mujer dice no significa sí, se corresponde a una posición histérica, donde no se reconoce el deseo. Y eso, no es LA MUJER. A partir del psicoanálisis, debido a una sociedad reprimida y machista, donde la mujer ha sido sólo objeto de intercambio y solamente dedicada a la reproducción, y tras numerosos síntomas nerviosos fruto de la insatisfacción y la fuerte represión sexual (que sexual no es sólo genital, esa represión conlleva también a la represión en la creación, la investigación, el arte, la cultura..), la mujer puede hablar, hacerse sujeto deseante, dueña de su propia vida y sus deseos.
Un hombre también tiene esa parte femenina y en este siglo hay miedo a incluir lo femenino en la sociedad y hacerse partícipes y compañeros de ellas. INCLUIR LO FEMENINO NO ES FEMINIZARSE, sino atravesar la humanidad con un grado de civilización y creación con límites insospechados. Una auténtica revolución y desarrollo para todos y para todas.
Una mujer desea el lado femenino del hombre, una persona que tolere y respete su libertad para que su encuentro con el otro esté dentro del goce, no de la insatisfacción o la culpa y también desarrollar nuestro deseo a través de la cultura, la creación, el arte y lo que le dé la gana.
Se cae en comentarios machistas, en actitudes que rebasan la época Neanderthal. No es ni siquiera un paso atrás, porque adolecemos de los mismos prejuicios que hace siglos, la misma doble moral pero maquillada.
No sabéis tratar a una mujer ni siquiera sabéis acercaros a la dimensión de lo que es un ser humano. Se confunden los límites y se tiende a reducirla a objeto de deseo.
Hacer y deshacer a vuestro antojo no os permiten escuchar a la mujer que tenéis delante, abrir vuestra escucha y vuestra tolerancia hacia una compañera que, este siglo, está pegando más fuerte que nunca. ¡La mujer también decide y tiene voz y voto! Somos las mujeres del siglo XXI, así que, o te subes al carro, o te quedas en la edad de piedra haciéndote la paja mental. Psicoanálisis para todos.

Laura López, MUJER Y PSICOANALISTA
Telf.: 610 86 53 55

www.psicoanalistaenmalaga.com

miércoles, 9 de marzo de 2016

CÓMO SALIR DE UNA RELACIÓN TÓXICA





   El término relación ya implica un pacto entre dos personas, tiene que haber un consentimiento por ambas partes para que esa relación se mantenga en el tiempo. El psicoanálisis nos permite saber de los pensamientos que nos sostienen en ese tipo de relación y en ese goce, que a veces podríamos llamarlo masoquista. También puede responder a sentimientos de culpa inconscientes que a través de esa relación llegamos al castigo que nos produce alivio. El psicoanálisis nos ayuda a transformar nuestra manera de amar y de relacionarnos, porque inconscientemente podemos estar buscando a personas que nos hagan jugar ese papel una y otra vez. La terapia permite reforzar nuestra personalidad para no producir y mantener este tipo de relaciones donde muerto el tirano, el tirano era yo.

                                                                                         Laura López, Psicoanalista Grupo Cero 
                                                                                          ATENCIÓN PRESENCIAL Y ONLINE
                                                                                                          Telf.: 610 86 53 55
                                                                                                             lalspgico@gmail.com