jueves, 2 de marzo de 2017

SUPUESTO FRAGMENTO DE UNA SESIÓN DE UN PACIENTE CON OBSESIONES

ESTAS OBSESIONES NO ME DEJAN VIVIR. ME MONTO EN EL METRO Y ME PONGO MUY ANGUSTIADO PORQUE LA GENTE ME TOCA, ME ROZA, Y TEMO CONTAGIARME DE ALGO. EL OTRO DÍA ME PASÓ QUE FUI A UN SERVICIO PÚBLICO, PORQUE NO PUDE AGUANTAR MÁS Y ME ANGUSTIÉ MUCHÍSIMO, ESTABA MUY SUCIO Y CUANDO LLEGUÉ A CASA TUVE QUE LAVARME LAS MANOS, LA ROPA, DUCHARME VARIAS VECES. APENAS TENGO RELACIONES CON LA GENTE. QUIERO MUCHÍSIMO A MI MUJER, INCLUSO LE CONTABA QUE UN AMIGO ME DIJO DE IR CON PROSTITUTAS Y CLARO QUE LE DIJE QUE NO, YO QUIERO A MI MUJER, Y SE LO CONTÉ A ELLA, NO SÉ, ASÍ, COMO CONVERSANDO. ANTES CUANDO ERA JOVEN SI HABÍA IDO ALGUNA VEZ, PERO AHORA NO PIENSO EN ELLO, PORQUE YO QUIERO MUCHO A MI MUJER.
NO PUEDO TAN SIQUIERA JUGAR CON MIS HIJAS EN EL PARQUE, PORQUE ESO DE TIRARME AL SUELO, CON LA PELOTA, PIENSO QUE ME VOY A CONTAMINAR. LA PASADA SEMANA VINO UN FAMILIAR DE MI MUJER QUE NO SABÍA NADA DE MI ENFERMEDAD Y SE SENTÓ EN EL SOFÁ. ME EMPECÉ A ANGUSTIAR MUCHÍSIMO PORQUE EMPECÉ A PENSAR EN LA DE SITIOS EN QUE SE HABRÁ SENTADO CON ESA ROPA, A QUIÉN HABRÍA TOCADO...Y LE TUVE QUE EXPLICAR PARA QUE SE FUERA.
YO QUIERO MUCHO A MI MUJER, ES MI MUJER PARA TODA LA VIDA, Y EL TRATAMIENTO LO HAGO POR ELLA, PORQUE SE VA A CANSAR DE ESTAR CONMIGO, DEBE SER HORRIBLE ESTAR CON ALGUIEN ASÍ.. DEJA EL TRATAMIENTO TRAS LA PRIMERA SESIÓN

Los síntomas, al igual que los sueños, tienen un sentido, una interpretación. Son una metáfora de algo que acontece a nivel psíquico, un conflicto que aparece solucionado como síntoma. El Yo media entre la instancia del Superyo (la moral) y el Ello (ese caldero de deseos, energía libidinal o sexualidad infantil reprimida).
Hay personas que no toleran tener deseos hacia otras personas. Un hombre que tanto ama a su mujer ¿cómo va tener esos deseos hacia otras mujeres u hombres? Porque el deseo no tiene ética ni moral... Una cosa es desear y otra hacer. Todos deseamos las mismas cosas y nos diferenciamos en la manera de renunciar a ellas, que puede ser incluso a través de la enfermedad.
Su escrupulosidad en la limpieza, en el contacto con la gente, habla de otra clase de limpieza, que tiene que ver con su moral, tal vez de algo que ha deseado, fantaseado y que ni siquiera ha podido llegar a la conciencia y ha reprimido. Pero esa represión falla y esa energía libidinal se disfraza, montada en otra representación para que no se sepa nada de ella, del verdadero deseo inconsciente. Por eso son tan absurdos y se abrochan a algo tan cotidiano como lavarse las manos, limpiar, pero de una manera muy exagerada y sin lógica aparente. No tiene lógica para la razón, pero para el Psicoanálisis sí. Un acto cotidiano como lavarse las manos, la ropa, la limpieza, tiene que ver con otra clase de limpieza, un limpieza moral. Es una metáfora, de algo con referencia a lo sexual.
En lo que relata esta persona dice que cuando está con otras personas, le rozan, se sienta en sitios, teme contagiarse. Tiene que ver con el deseo que le acontece ante otras personas (a nivel inconsciente) y que trata de evitar. Los demás son para él tentaciones en ese amor idílico. Un afecto muy exagerado hacia algo o alguien, una reiteración en ese decir, hay que sospechar que también está todo lo contrario. Las relaciones están envueltas en una ambivalencia de afectos, es estructural. Trata de cercenar esa relación, eliminando al mundo. Recuerda a una relación materno filial, donde la madre y el niño son uno solo. Pero esa ambivalencia afectiva está expresada en la frase “yo quiero mucho a mi mujer, es mi mujer para toda la vida y el tratamiento lo hago por ella, porque se va a cansar de estar conmigo, debe ser horrible estar con alguien así”, y decide dejar el tratamiento.
También llama la atención cuando le habla a la mujer de que sus amigos le dijeron de ir con prostitutas, y recuerda cuando era joven e iba, poniendo ahí en juego un deseo coartado. Tal vez le esté indicando a ella que tome otra posición en la relación, o tal vez la consecuencia es que ella le “prohiba” que mantenga contacto con esos amigos, para tener menos tentaciones. Sólo después sabremos.
El psicoanálisis permite transformar a la persona para producir goces más civilizados y tolerar los deseos. También hay que decir que las obsesiones tienen ramificaciones en su estela familiar que repite en la actualidad, tal vez la ambivalencia al padre y su acercamiento con la madre. Ya aconteció algún episodio de neurosis en su niñez.


                                                                                 Laura López Psicoanalista Grupo Cero
                                                                                          Experta en Toc y obsesiones
                                                                                              Telf.: 0034 610 86 53 55
                                                                                                 lalgpsico@gmail.com

                                                                                          www.psicoanalistaenmalaga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario