miércoles, 22 de mayo de 2019

CHARLA COLOQUIO DE PSICOANÁLISIS MIEDOS Y FOBIAS




    El miedo en el ser humano es constitutivo, viene a poner un límite a  aspectos de la constitución psíquica. También es un mecanismo de reacción ante un peligro, que viene a proteger a la persona de algo real externo. En cambio hay miedos que son irracionales y que se denominan fobias. Hay dos grandes grupos de fobias: Las comunes o miedo exagerado a cosas que todo el mundo teme como la noche, la muerte, las serpientes…
Y las fobias ocasionales, que no conllevan temor para la persona sana, como la agorafobia (fobia a los espacios abiertos), claustrofobia (fobia a los espacios cerrados), fobias de locomoción ( a conducir, al avión…), fobia a hablar en público, pánico escénico… 

    Más allá de las clasificaciones que se hacen al respecto, que hablan del objeto de la fobia, desde el Psicoanálisis sabemos de los mecanismos psíquicos. De lo que las fobias nos hablan realmente es de que el miedo es real, pero es un miedo interno, desplazado. Así se puede huir de una situación externa, un objeto (cuando en realidad es un miedo interno disfrazado), pero de sí mismo no, así es como puede solucionarse.
 El afecto concominante es la angustia  y puede necesitar de un acompañante, denominado acompañante fóbico. En la fobia esta juego un deseo fóbico, que es en realidad un deseo prevenido.

    Numerosos interrogantes surgen: ¿De dónde proviene el miedo? ¿ Hasta qué punto puede considerarse normal? ¿ Normalizamos ciertos miedos atribuyéndolos a "una forma de ser"? ¿Cómo es el mecanismo de la fobia? ¿ Es posible controlar el miedo? ¿Es cuestión de enfrentarse a lo que produce ese miedo irracional? ¿ Cómo puede superarse? 
Desvela los interrogantes a tus preguntas en relación a los miedos y las fobias.

Imparte Laura López, Psicoanalista Grupo Cero. Lugar Ámbito Cultural de El Corte Inglés. C/Hilera s/n, Málaga. Edf Hogar, Planta Primera, Dpto de Librería. Viernes 7 de junio a las 19:30 hrs. Entrada libre.
      


    En castillo mozárabe con el rojo engalanando la pasión y el deseo del poeta, se abre al mar con la voz del futuro Miguel Oscar Menassa, un gran poeta nominado al Nobel de Literatura en el año 2010. Fundador y director de la Escuela de Psicoanálisis y Poesía Grupo Cero, donde se forman cientos de psicoanalistas en todo el mundo y poetas que encarnan en sus versos soldados de lo posible. Hizo de la noche un espectáculo de luz y color sobre los versos de una poesía ya universal, que nos permite ser puente para la verdadera realidad de lo humano.
             En el comienzo mostró que había curado más  por poeta que por médico. La poesía es un bálsamo para el herido, palabras para traspasar mundos de crueldad que inunden con su fuerza cuerpos sostenidos por el verbo.
            La presentación, con humor chispeante, nos condujo a la risa y a la admiración hacia un hombre que camina hacia una juventud en el hacer, con el inquebrantable deseo transmitido en sus versos. Con un marco incomparable de paisajes árabes nos llevó a la fusión de las letras y las culturas para indicarnos en lo dicho y en lo por decir otra nueva realidad que nos trae la poesía.
             Voz a golpe de vida, latir de de titanes, fuimos atletas de nosotros mismos, recorriendo en sus poemas la sutileza humana de sus paisajes de carne y estrellas. La patria del poeta es siempre el camino del trabajo, de las gentes de todos los lugares que partan hacia la alegría de compartir un mundo donde la justicia, la palabra, el amor, el deseo...sean la vanguardia de un ejército de versos.
El Verdadero Viaje ¡qué gran poema! Nos enseña a vivir remando, apoderándonos de las pasiones y haciéndolas en estallido como en un remolino de fuerza para construir el amor y la embarcación de la vida.
            La luz caía como los cabellos de Scheherazade, y fuimos por un momento cuentos y versos. La guitarra sonaba, las voces comenzaron a inundar, como en otra época, el castillo de los sueños posibles. Canciones que eran magia por las letras del poeta y levantaban nuestras manos y alzaban el espíritu para elevarnos a otra humanidad, al encuentro con la poesía.
            El taconear rasgó la túnica del silencio y fue visillo, donde la fuerza elevó las palabras del poeta y “el canto se hizo más fuerte que viviendo” y fuimos gozares de un instante que aún perdurará en nuestras conversaciones.
            El ritmo social de los acontecimientos se llena de vida tras los muros del castillo y los traspasa  ante la gente que se agolpaba mirando el espectáculo. “Somos la tercera edad venimos a pedir la libertad”, hay risas y vuelcos como arrullo del agua, en cada tarareo, saltando de la dimensión angular de la piedra y la celosía, a las calles donde la gente sigue sentada en su silla. En el recital de poesía de Miguel Oscar Menassa también había sillas, pero fueron trampolín para nuestras almas.
            Gracias por un espectáculo tan inigualable y hacernos gozar con la poesía. Como dice el poeta, si existe el poema, existe la vida.

Laura López