jueves, 27 de diciembre de 2018

SUPERVISIONES A PROFESIONALES




    Nuestra mirada, nuestros sentidos, nuestra conciencia...están sesgados, sólo percibimos lo que nuestra moral nos permite. Aquello que podemos “ver”, “interpretar”, está sobredeterminado por nuestra manera de pensar, de posicionarnos ante nuestra realidad psíquica, porque en todos nosotros anida lo inconsciente. Hay palabras que no podemos pronunciar, elementos de una escena que no vemos, frases que no escuchamos, personas que ni siquiera vemos, formas de interpretar la realidad que tienen que ver más con nosotros mismos, ya que el otro nos hace de espejo, o se “activa” una “tecla” emocional que produce, por asociación, en nosotros afectos, inhibiciones o esa ceguera emocional.

    Si adquirimos esa inteligencia inconsciente, posible a través del psicoanálisis, podremos hacer una lectura y una transformación tanto de nosotros mismos como de lo que nos rodea (trabajo, relaciones...). Al igual que cuando vemos que el Sol sale por este y se oculta por el oeste podríamos llegar a creer que es el Sol el que gira alrededor de la Tierra (ha formado parte del pensamiento humano durante siglos), y tuvo que producirse una teoría para quitarnos la venda de los ojos y dejar de fiarnos de nuestros sentidos, pues es la Tierra que gira alrededor del Sol. Con lo psíquico pasa lo mismo. El Psicoanálisis nos trae la Teoría del Inconsciente, desvelando el secreto de la mente humana y de nuestros mecanismos psíquicos.

     Está lo manifiesto, lo que queda en la superficie y podemos percibir, y lo latente, lo “verdadero”, el “anudamiento de la cuestión”, lo que produce esa realidad en nosotros, y no otra. Somos un sujeto dividido, con consciente e inconsciente y el psicoanálisis es una herramienta fundamental para el desarrollo de cualquier profesional para producir un nuevo estado de salud, no verse afectado por situaciones cotidianas (nada de lo humano nos es ajeno), poder separarse de uno mismo y hacer una lectura e intervención adecuadas en el desarrollo laboral, desarrollar el máximo potencial, supervisar ciertas cuestiones que le ayuden a resolver sus dudas, su posicionamiento ante la realidad.

     Cualquier profesión puede recibir supervisión tanto si formas parte de la rama de Psicología, Medicina, Sanitaria, Docencia, Justicia, Ingeniería, Policía, Bomberos, artistas, actores/actrices... como cualquier otra profesión. Desarrolla y produce ese otro u otra de ti para vivir mejor en el futuro.
Deja la ceguera y descubre otra luz.    

Supervisiones tanto individuales como grupales. Llama e infórmate.



Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
Telf.: 610 86 53 55               
www.lauralopezgarcia.com        

miércoles, 19 de diciembre de 2018

LA EDUCACIÓN Y EL AMBIENTE NO SE LIMITAN A OFRECER PRIMAS DE AMOR


La educación y el ambiente no se limitan a ofrecer primas de amor, sino también recompensas y castigos. Pueden hacer, por tanto, que el individuo sometido a su influjo se resuelva a obrar bien, en el sentido cultural, sin que se haya cumplido en él un ennoblecimiento de los instintos, una mutación de las tendencias egoístas en tendencias sociales. El resultado será, en conjunto, el mismo; sólo en circunstancias especiales se hará patente que el uno obra siempre bien porque sus inclinaciones instintivas se lo imponen, mientras que el otro sólo es bueno porque tal conducta cultural provoca ventajas a sus propósitos egoístas, y sólo en tanto se las procura y en la medida en que se las procura. Pero nosotros, con nuestro conocimiento superficial del individuo, no poseeremos medio alguno de distinguir entre ambos casos,y nuestro optimismo nos inducirá seguramente a exagerar sin medida el número de los hombres transformados en un sentido cultural.

Sigmund Freud




Laura López, Psicoanalista Grupo Cero 
Telf.: 610 86 53 55              
www.lauralopezgarcia.com         

martes, 30 de octubre de 2018

LAS MENTIRAS INFANTILES




ES explicable que los niños mientan, cuando no hacen sino imitar las mentiras de
los adultos. Pero cierto número de mentiras de los niños de excelente educación tienen
un significado especial y debían hacer reflexionar a los padres, en lugar de indignarlos.
Dependen de intensos motivos eróticos y pueden acarrear fatales consecuencias cuando
provocan una mala inteligencia entre el infantil sujeto y la persona por él amada.

Una niña de siete años, en su segundo año de escuela primaria, pide dinero a su
padre para comprar pinturas con que teñir los huevos de Pascua. El padre rehúsa,
alegando no tener dinero. Poco después renueva la niña su demanda, pero justificándola
con la obligación de contribuir a una colecta escolar destinada a adquirir una corona para
los funerales de una persona real. Cada uno de los colegiales debe aportar cincuenta
céntimos. El padre le da diez marcos. Paga la niña su aportación, deja nueve marcos
sobre la mesa del despacho paterno y con los cincuenta céntimos restantes compra las
pinturas deseadas, que esconde en el cajón de sus juguetes. Durante la comida, el padre
le pregunta qué ha hecho con el dinero que falta y si no lo ha empleado en las pinturas.
Ella lo niega; pero su hermano, dos años mayor, la delata. Las pinturas son encontradas
entre los juguetes. El padre, muy enfadado, abandona a la pequeña delincuente en manos
de la madre, que le administra un severo correctivo. Luego, conmovida ante la intensa
desesperación de la niña, la acaricia y sale con ella de paseo, para consolarla. 

Pero los efectos de este suceso, considerados por la paciente misma como «punto crítico» de su
niñez, resultan ya inevitables. La sujeto, que hasta aquel día era una niña traviesa y
voluntariosa, se hace tímida y hosca. Durante los preparativos de su boda es presa de
incomprensibles arrebatos de cólera cada vez que su madre efectúa alguna compra para
su nuevo hogar. Piensa que el dinero a tal efecto destinado es de su exclusiva propiedad,
sin que nadie, fuera de ella, tenga derecho a administrarlo. De recién casada le repugna
pedir a su marido dinero para sus gastos personales y establece una cuidadosa
separación innecesaria, entre el dinero de su marido y el «suyo». Durante el tratamiento
sucede alguna vez que los envíos monetarios de su marido sufren retraso, dejándola sin
dinero en una ciudad desconocida. Al darme una vez cuenta de ello le hago prometer
que si volvía a encontrarse en tales circunstancias, aceptaría en mí el pequeño préstamo
necesario para esperar sin apuros la llegada del giro. Me lo promete, pero al repetirse el
hecho no mantiene la promesa y prefiere empeñar una joya. A mis reproches contesta
que le es imposible aceptar de mí dinero alguno. La infantil apropiación de los cincuenta
céntimos tenía un significado que el padre no podía sospechar. Algún tiempo antes de su
ingreso en la escuela primaria había realizado la niña un acto singular, en el que también
había intervenido dinero. Una vecina la había entregado una corta cantidad para que
acompañara a un hijo suyo, más pequeño aún, a efectuar una compra. Realizada ésta,
volvía a casa con el dinero sobrante; pero al ver en la calle a la criada de la vecina,
arrojó al suelo las monedas. En el análisis de este acto incomprensible para ella misma,
surgió, como asociación espontánea, la idea de Judas, que arrojó los dineros recibidos
por su traición. Declara tener la seguridad de haber oído relatar la historia de la Pasión
antes de ir a la escuela. Pero ¿hasta qué punto está justificada su identificación con
Judas?

     A la edad de tres años y medio tuvo una niñera, a la que tomó inmenso cariño.
Esta niñera entabló relaciones eróticas con un médico, a cuya consulta acudía
acompañando a la niña, la cual debió de ser testigo de distintos actos sexuales. No es
seguro que viera al médico dar dinero a la muchacha; pero sí que esta última se
aseguraba el silencio regalándole algunas monedas con las que adquirir golosinas al
retornar a casa. También es posible que el mismo médico diera alguna vez dinero a la
niña. Impulsada ésta por un sentimiento de celos, delató, sin embargo, un día los
manejos de su guardadora. Al llegar a casa se puso a jugar con una moneda de cinco
céntimos, tan ostensiblemente, que su madre hubo de interrogarla sobre la procedencia
de aquel dinero. La niñera fue despedida.

    El acto de tomar dinero de alguien adquirió para ella, desde muy temprano, la
significación de la entrega física de las relaciones eróticas. Tomar dinero del padre
equivalía a hacerle objeto de una declaración de amor. La fantasía de tener al padre por
novio resulta tan seductora, que el deseo infantil de comprar pinturas con las que teñir
los huevos de Pascua se sobrepuso fácilmente, con su ayuda, a la prohibición. Pero le era
imposible confesar la apropiación del dinero. Tenía que negarla, porque el motivo del
acto, inconsciente para ella misma, era inconfesable. El castigo impuesto por el padre
constituía así una repulsa del cariño ofrecido, un doloroso desprecio, y quebrantó el
ánimo de la niña. Durante el tratamiento surgió una intensa depresión, cuyo análisis
condujo al recuerdo de lo anteriormente relatado al verme yo obligado a copiar el
desprecio paterno, rogándole que no me trajese más flores.
Para el psicoanalista no es casi necesario acentuar que el pequeño suceso infantil
integra uno de los frecuentes casos de persistencia del primitivo erotismo anal en la vida
erótica ulterior. También el deseo de teñir de colores los huevos procede de la misma
fuente.

Sigmund Freud, Dos Mentiras infantiles (1913)


Laura López, Psicoanalsita Grupo Cero 
Telf.: 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com

domingo, 9 de septiembre de 2018

LA IMPORTANCIA DEL PADRE, CHARLA DE PSICOANALISIS



La agrupación en familias es una cuestión presimbólica, proveniente del reino animal, a través de la cual se establecen estructuras necesarias para el crecimiento y desarrollo del niño. Vemos cómo los modelos familiares se van transformando a lo largo de las épocas, por lo menos en apariencia. Pero ¿qué es realmente una familia y cómo influyen las diferentes formas en el adecuado desarrollo de sus miembros? Padre, madre son palabras que se confunden para designar lugares, roles, situaciones… vinculadas a formas estereotipadas. Psíquicamente, para forjarnos como adultos, requerimos de la conquista de esos lugares como padre, madre, hombre y mujer. El lugar del padre hace un papel determinante en la constitución psíquica sana del adulto ¿pero a qué nos referimos realmente cuando hablamos de padre? ¿Qué papel juega en las diferentes etapas del crecimiento? ¿Qué es la Ley del Padre en Psicoanálisis? ¿Le damos realmente en la actualidad la importancia que tiene esta función? ¿Cómo se transmite? ¿Qué es ser un buen padre?. 

Imparte Laura López, Psicoanalista Grupo Cero, en Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en C/Hilera s/n. Ed. Hogar, Pta. Primera, Dpto de Librería, Málaga
Martes 18 de septiembre a las 19:30 hrs. ENTRADA LIBRE 

PRESENTACIÓN DE SUEÑOS DE PAPEL


Estimados amigos, 
Sería un placer contar con vuestra presencia para la presentación de mi primer libro de poesía, Sueños de Papel.  Feliz del encuentro con la poesía, me gustaría compartirlo con vosotros. Si existe el poema, existe la vida 
PRESENTACIÓN SUEÑOS DE PAPEL
Ateneo Málaga y Editorial Grupo Cero tienen el placer de invitarles a la presentación de Sueños de Papel, el primer libro de poesía de Laura López, Psicoanalista Grupo Cero y poeta.
Presentan el acto Lourdes Ponce, integrante de los talleres de poesía Grupo Cero Málaga e Inés María Guzmán, vocal de poesía del Ateneo.
La entrada es libre.
Miércoles 12 de septiembre a las 20:00 hrs en el Ateneo, C/Compañía 2, 29008 Málaga


Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
Telf.:  0034 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com

LOS CELOS, DÓNDE NO LLEGAR



Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
Telf.: 0034 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com

EL SUEÑO ES COMO UNA REALIZACIÓN DE DESEOS. LA BELLA CARNICERA



«Dice usted que todo sueño es un deseo cumplido -me expone una ingeniosa
paciente-. Pues bien: le voy a referir uno que es todo lo contrario. En él se me niega
precisamente un deseo. ¿Cómo armoniza usted esto con su teoría?»

 El sueño a que la enferma alude es el siguiente:


«Quiero dar una comida, pero no dispongo sino de un poco de salmón ahumado.
Pienso en salir para comprar lo necesario, pero recuerdo que es domingo y que las
tiendas están cerradas. Intento luego telefonear a algunos proveedores, y resulta que el
teléfono no funciona. De este modo, tengo que renunciar al deseo de dar una comida.»

Como es natural, respondo a mi paciente que tan sólo el análisis puede decidir

sobre el sentido de sus sueños, aunque concedo, desde luego, que a primera vista se
muestra razonable y coherente, y parece constituir todo lo contrario de una realización
de deseos. 

«Pero ¿de qué material ha surgido este sueño? Ya sabe usted que el estímulo
de un sueño se halla siempre entre los sucesos del día inmediatamente anterior.»


Análisis. Su marido, un honrado y laborioso carnicero, le había dicho el día
anterior que estaba demasiado grueso e iba a comenzar una cura de adelgazamiento. Se
levantaría temprano, haría gimnasia, observaría un severo régimen en la comidas y,
sobre todo, no aceptaría ya más invitaciones a comer fuera de su casa. A continuación
relata la paciente, entre grandes risas, que un pintor, al que su marido había conocido en
el café, hubo de empeñarse en retratarle, alegando no haber hallado nunca una cabeza
tan expresiva. Pero el buen carnicero había rechazado la proposición, diciendo al pintor,
con sus rudas maneras acostumbradas, que, sin dejar de agradecerle mucho su interés,
estaba seguro de que el más pequeño trozo del trasero de una muchacha bonita habría de
serle más agradable de pintar que toda su cabeza, por muy expresiva que fuese. 

La sujeto se halla muy enamorada de su marido y gusta de embromarle de cuando en
cuando. Recientemente le ha pedido que no le traiga nunca caviar. ¿Qué significa esto?
Hace ya mucho tiempo que tiene el deseo de tomar caviar como entremés en las
comidas, pero no quiere permitirse el gasto que ello supondría. Naturalmente, tendría el
caviar deseado en cuanto expresase su deseo a su marido. Pero, por el contrario, le ha
pedido que no se lo traiga nunca para poder seguir embromándole con este motivo.
(Esta última razón me parece harto inconsciente. Detrás de tales explicaciones,
poco satisfactorias, suelen esconderse motivos inconfesados. Recuérdese a los
hipnotizados de Bernheim, que llevan a cabo un encargo post-hipnótico y, preguntados
luego por los motivos de su acto, no manifiestan ignorar por qué han hecho aquello, sino
que inventan un fundamento cualquiera insuficiente. Algo análogo debe de suceder aquí
con la historia del caviar. Observo además que mi paciente se ve obligada a crearse en la
vida un deseo insatisfecho. Su sueño le muestra también realizada la negación de un
deseo. Mas ¿para qué puede precisar de un deseo insatisfecho?)


Las ocurrencias que hasta ahora han surgido en el análisis no bastan para lograr la
interpretación del sueño. Habré, pues, de procurar que la sujeto produzca otras nuevas.
Después de una corta pausa, como corresponde al vencimiento de la resistencia, declara
que ayer fue a visitar a una amiga suya de la que se halla celosa, pues su marido la
celebra siempre extraordinariamente.
Por fortuna, está muy seca y delgada y a su marido le gustan las mujeres de
formas llenas. ¿De qué habló su amiga durante la visita? Naturalmente, de su deseo de
engordar. Además, le preguntó: «¿Cuándo vuelve usted a convidarnos a comer? En su
casa se come siempre maravillosamente.»


Llegado el análisis a este punto, se me muestra ya con toda claridad el sentido del
sueño y puedo explicarlo a mi paciente. «Es como si ante la pregunta de su amiga
hubiera usted pensado: "¡Cualquier día te convido yo, para que engordes hartándote de
comer a costa mía y gustes luego más a mi marido!" De este modo, cuando a la noche
siguiente sueña usted que no puede dar una comida, no hace su sueño sino realizar su
deseo de no colaborar al redondeamiento de las formas de su amiga. La idea de que
comer fuera de su casa engorda le ha sido sugerida por el propósito que su marido le
comunicó de rehusar en adelante toda invitación de este género, como parte del régimen
al que pensaba someterse para adelgazar.»

 Fáltanos ahora tan sólo hallar una coincidencia cualquiera que confirme nuestra solución. Observando que el análisis no nos ha proporcionado aún dato alguno sobre el «salmón ahumado», mencionado en el contenido manifiesto, pregunto a mi paciente: «¿Por qué ha escogido usted en su sueño precisamente este pescado?» «Sin duda -me responde- porque es el plato preferido de mi amiga.» Casualmente conozco también a esta señora y puedo confirmar que le sucede con este plato lo mismo que a mi paciente con el caviar; esto es, que, gustándole mucho, se priva de él por razones de economía.


Este mismo sueño es susceptible de otra interpretación más sutil, que incluso
queda hecha necesaria para una circunstancia accesoria. Tales dos interpretaciones no se
contradicen, sino que se superponen, constituyendo un ejemplo del doble sentido
habitual de los sueños y, en general, de todos los demás productos psicopatológicos.

Sigmund Freud 


Laura López, Psicoanalista Grupo Cero 
Telf.: 0034 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com

lunes, 25 de junio de 2018

ADOLESCENCIA ¿CAUSA DE CONFLICTOS?




   Desde que nacemos necesitamos aprenderlo todo, y APRENDEMOS SIGLOS DE CIVILIZACIÓN EN MUY POCOS AÑOS, apropiándonos de conceptos fundamentales de la vida adulta. Llegar al conocimiento de donde vienen los niños, no tiene lugar hasta la pubertad, por mucho que le digamos, no lo captan. Es en la pubertad cuando se llega a adquirir la diferenciación de hombre y mujer y, como nos reproducimos por sexuación (este concepto también se anuda en este periodo), somos mortales. La concepción de muerte también se aprehende aquí.

   Por eso es que anteriormente no hay que darle demasiada información, no tienen herramientas. APRENDER A ESCUCHAR, y responder a preguntas que hacen, porque detrás de una pregunta ya hay una respuesta, una hipótesis que van a corroborar.
En la pubertad se produce una conmoción, unida a los cambios físicos. Son cuestiones que cuestan aceptar, periodos de transición donde siempre las personas tenemos la SENSACIÓN DE HABER PERDIDO ALGO.
   Está vinculadas a cambios vitales, de entorno, de contexto...donde inevitablemente HAY PÉRDIDAS, PERO TAMBIÉN GANANCIAS. Habría que hacer hincapié en esta cuestión de que hay más ganancias que pérdidas, donde el crecimiento es inevitable y, además, si no creces, enfermas.
La finalidad de la cultura es aglutinar a los hombres en grandes unidades, y eso conlleva a una RENUNCIA POR PARTE DE LA FAMILIA DE SUS MIEMBROS. A veces es una tarea que cuesta, y no se permite la sustitución. El desprendimiento de la familia llega ser una solución facilitada mediante ritos de la pubertad y de iniciación, lo que nos muestra que EN TODOS ACTÚAN OBSTÁCULOS INHERENTES A TODO DESARROLLO PSÍQUICO y en el fondo a toda evolución orgánica.
   NO ES CUESTIÓN DE QUE “CÓMO ES QUE LO TIENE TODO Y ENCIMA NO ESTÁ CONTENTO”, tienen que abandonar cosas que forman parte de la normalidad, son procesos inevitables, cambios en el cuerpo, transformaciones que generan cambios emocionales.
ES IMPORTANTE ESCUCHARLOS, porque en muchas ocasiones no es cuestión de animarlo, no sirve de nada, es un tratamiento, un acompañamiento por un profesional que le ayudde a salir de la espiral, pues podría aislarse.

    NO TODA REBELDÍA ES MALA, es necesaria, el adolescente quiere su propia independencia, y genera un poco de manía para abandonar esas figuras. Los padres no lo entienden ¿POR QUÉ ES TAN REBELDE, NO HACE CASO, SI ANTES ERA UN NIÑO/A MODELO?
   Hay dos rebeldías, la REBELDÍA POR LA SEPARACIÓN Y LA DEPENDENCIA EXTREMA, donde ese amor tan grande debe hacerse en odio y sigue esa relación tan dependiente, pero en el odio. Ahí es donde los adolescentes, a pesar de que, APARENTEMENTE PARECIERA QUE HAY UN DESEO FUERTE DE SEPARACIÓN, EN REALIDAD ES TODO LOS CONTRARIO, hay una imposibilidad de transformar esa relación infantil con los padres. Después de la pubertad han de haberse apropiado de ese padre interior, simbolizar los limites, la ley, de manera que, tanto si está el padre como si no, que estudie, que no se salte el semáforo...

   Por otro lado, los PADRES NO ESTÁN PREPARADOS PARA SER CUESTIONADOS POR LOS HIJOS. También es necesario que cuestionen, tienen que ser independientes, tomar sus propias decisiones. 

   También, por parte de los padres, puede llegar a sentir este periodo COMO UNA PERDIDA, donde ya no se comparten las actividades como antes, y muchas veces ni siquiera quieren acudir a lugares con ellos.

   HAY ADOLESCENTES que les cuesta más esos periodos de cambio. Hay rebeldía por los celos, los celos con los hermanos y les echa en cara que se siente menos querido, despreciado, abandonado...
    La melancolía puede instalarse si esa tristeza se alarga y acontece la identificación con lo que se ha perdido y puede disfrazarse con conductas de riesgo, búsqueda de castigos...
   El abuso de drogas, el alcohol, sabemos que es más un síntoma por esa incapacidad para gestionar los aspectos de la vida, las relaciones...Todos tenemos inconsciente y hay que prestar atención, porque es la incorporación del niño al mundo de los adultos. Por eso que desde la base es desde la que se trata todos ESTOS “PROBLEMAS APARENTES” QUE SON SÍNTOMAS, SOLUCIONES, A UNA COMPLEJIDAD INTERIOR DIFÍCIL DE ESCUCHAR HASTA POR ELLOS MISMOS y que las solucionan de esa manera.

   Cuando un niño tiene problemas en los estudios, habrÍa que revisar qué cosa de su pensamiento, la familia, las relaciones... está haciendo de obstáculo. NO ES QUE SEA UN VAGO, HAY UN OBSTÁCULO EN SU FORMACIÓN PERSONAL QUE LE DIFICULTA. Para no estudiar también hay que hacer un trabajo.
   NO SIEMPRE DIFERENCIAMOS QUE EL PENSAMIENTO NO TIENE QUE VER CON LA ACCIÓN, y a veces se pueden llegar a sentir mal, culposos, por alguna “barbaridad” que pensaron, por lo que no paran hasta que lo castiguen, ahí se calma.

   Cuando hablan de algo que tiene el otro, que hace, te está hablando de su propio deseo, y si lo fomentamos, tendremos hijos que dejamos crecer, hijos inteligentes. Si les queremos imponer el crecimiento, serán hijos sometidos.

     TOLERAR LA EQUIVOCACIÓN: en seguida se piensa que les va a llevar por mal camino. Es un periodo de investigación, hay que permitirles dar traspiés para que tengan confianza, dejarles hablar, darles responsabilidades. ¿Cuándo le doy las llaves de casa? ¿Y el coche? ¿Cuánto dinero le doy? ¿A qué hora es hora de volver a casa? ¿Y si suspende? Cada caso es diferente, escucharle es muy importante, porque el otro te va a pedir límites de alguna manera. 

   Hay un momento en el crecimiento en el que las niñas hay un continuo reproche con la madre, cierto rencor que tiene que ver con una cosa psíquica de su crecimiento, por el hecho de no haberle dado “lo que le falta” en oposición a los niños. Hay que tener CIERTA TOLERANCIA CON ESA AMBIVALENCIA AFECTIVA.

HAY MUCHAS COSAS DE LA VIDA QUE LOS ADULTOS PUEDEN INTERRUMPIR por los hijos, y luego querer cobrárselo con los mismos. Cuidado porque es importante también cuidar ese aspecto psíquico, inconscientemente nos podemos estar vengando de ellos.
    
   QUEREMOS QUE NUESTROS HIJOS NO SUFRAN, NO HAYA CONTRATIEMPOS, pero la vida es injusta, siempre va a haber traspiés, CONVIENE QUE LO APRENDAN EN UN FORO DONDE HAYA SERES QUERIDOS, QUE NO LOS JUZGAN, MALTRATAN Y QUE NO LES PERMITEN CUALQUIER COSA.
   Atendiendo a niños en burbujas, llega un momento en que la burbuja se rompe y te bombardean. ACOMPAÑAR EN EL CRECIMIENTO TIENE QUE VER CON IR UN PASO ATRÁS el niño/a te va diciendo, a ver lo que te dice, qué es lo que quiere. Para eso le tengo que dejar dar el paso adelante. HAY QUE EVITAR EL FUROR SANANDIS Y EL FUROR EDUCANDIS.

   LA ESCUCHA HA DE SER COMO QUIEN TE CUENTA UN SUEÑO, donde lo manifiesto es una cosa y donde hay algo latente que se expresa de manera disfrazada, sin fijar tanto el significado a determinadas palabras, sin escandalizarse. VACIAR SENTIDOS PROPORCIONARÁ NUEVAS COMBINACIONES DE PALABRAS Y NUEVAS FORMAS DE RELACIONARSE.
Pedir ayuda es un signo de madurez. Permita que su familia se acompañe de un profesional, de una mano amiga que les ayude a producir el camino hacia el mundo. 

Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
Atención Presencial y online
Telf.: 951 21 70 06 / 610 86 53 55

domingo, 27 de mayo de 2018

EL RIESGO DE SER IMAGEN DE LOS PODERES SUPERIORES (a raíz de una noticia en la que un youtuber deja su actividad por un tiempo por su salud mental)






     Lo psíquico habita en el cuerpo. Si vivimos siendo objeto de los poderes dominantes, sujetos a esa ideología que actúa en nosotros inconscientemente, trabajamos alienados y entramos en una cadena de producción donde somos un artificio más, que en nada atiende a las necesidades y deseos de las personas. ¿Dónde los proyectos sociales? Los modelos de "desarrollo" sólo han favorecido a grandes potencias que extienden aún más la brecha social.
    Convertidos en una imagen solamente, influencers, youtubers, etc., no se trabaja para el beneficio de las personas, sino para atraer a más personas en el consumo de tal o cual producto. Son un eje más para llegar a más consumidores y seguir cayendo en la rueda de engordar los bolsillos a intereses mayores.
    La felicidad se halla en el camino del trabajo, en el sentido de transformar nuestra energía psíquica para a su vez poder transformar la realidad, a veces tan cruel, que nos indica cómo tenemos que vivir, cómo tenemos que gozar.

    Los grandes poetas transforman realidades futuras, son grandes maestros que nos muestran que la poesía es un arma cargada de futuro. La capacidad de creación (esa es la función poética) está en todos nosotros. La realidad se transforma en la medida que puedo realizar combinaciones diferentes de palabras que produzcan  lo que no estaba  y eso, no se incentiva, no conviene desarrollarla.Tampoco es sin los otros. 

   Seguimos manteniendo diferencias de clases escandalosas, donde no se da la oportunidad al crecimiento y no se atiende a las necesidades de las personas. Habitar en pensamientos que permitan una articulación del cuerpo, lo psíquico y lo social, permitirán la construcción de un concepto de salud que amplíe y produzca un bienestar real en nosotros, atendiendo también a la idiosincracia de cada uno.
   Ser maestro es transmitir esa energía para vivir. Deseamos deseos. Son vidas vacías que muestran una fachada como máquina de producir dinero y que, cuando no vales, te deshechan.
   Tiene su riesgo sí, porque como decía el youtuber de la noticia, confesaba que desde el principio estaba sujeto a una gran presión, estrés, y padecía de ataques de ansiedad que ahora habían sido imposibles de controlar.

    Caen en una trampa que les engulle y se dejan llevar por el brillo de lo “fácil”, del todo vale y vemos que detrás de esa “felicidad” embotellada hay personas quebradas y con crisis existenciales que tienen que ver con el pensamiento que les sustenta y que entra en contradicciones con sus deseos verdaderos, que son inconscientes.


Laura López, Psicoanalista Grupo Cero 
Telf.: (0034) 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com


    

domingo, 13 de mayo de 2018

EL GOCE EN LA TERCERA EDAD

“La vejez a mí, también, quiso tragarme.
Hubo un instante en mi vida que mis arrugas y mis dolores
tenían más fuerza que mi pensamiento. En ese instante fue
donde envejecí.
Cuando me di cuenta que el poder sobre mí no era yo
sino las palabras
no envejecí jamás.”
Miguel Oscar Menassa


   Hablar de vejez, tercera edad, en muchas personas, es estar sometidos a prejuicios como la enfermedad, la muerte, la decrepitud, tristeza, olvido, impotencia... Cabría reflexionar ¿qué es la juventud? ¿qué prejuicios tengo acerca de la tercera edad? ¿cómo trabajo para el futuro? ¿qué modelos de referencia tengo acerca de esta etapa de la vida? ¿Cuál es tu posición ante tus deseos?
   El alma no se arruga y lo que sostiene nuestro cuerpo es el deseo. El cuerpo va a ser el escenario de lo psíquico. Una persona que se rodea de otras, que le sostienen múltiples proyectos para el futuro, es imposible que envejezca, en el sentido de que siempre va a ser joven. El ser humano pasa por etapas en las que en unas desarrolla unas actividades y en otras, otras, con los medios que tenga disponibles. 
   Aprender le da a uno esa sensación de juventud, estar en la vida, dejarse sorprender a cada instante. Ahí es donde acontece el goce en el ser humano. Pero en determinados niveles, adolecemos de una gran represión sexual.
     Para el Psicoanálisis sexualidad es todo lo tocado por la palabra. Lo genital está incluido, pero es sólo una de las esferas de la persona. Sexualidad es tomar decisiones, hablar, trabajar, amar, la creación... implica el despliegue de nuestra energía psíquica, la libido, en todo lo que nos hace ser humanos en relación con otros. 
   Con represión sexual nos referimos a cómo cohíbo esa energía, cómo no la despliego para vivir, cómo no me permito poner toda esa energía de la que disponemos en la realidad y esto, nada tiene que ver con la edad cronológica, sino en qué pensamiento habito. Y la forma de pensar es inconsciente, es decir, sabemos cómo pensamos en cómo vivimos, como desplegamos esa sexualidad, cómo nos jugamos cada vez. El mayor enemigo es uno mismo.
  Como ejemplo de esta cuestión de la represión está en la historia de la mujer, que ha estado fuertemente reprimida durante épocas, siendo solamente objeto de deseo y no sujeto deseante, dueña de su propia vida y sus decisiones. Lo que al hombre le estaba permitido con la doble moral, la mujer caía en la culpa, la insatisfacción o la enfermedad.
   Ser joven es una propuesta de la mente.Hay personas que tienen menos edad y son viejos de pensamiento, las ideas que les sostienen les llevan a no gozar de la vida, a vivir apagados, consumidos por la desidia y el aislamiento. Por eso que es posible otra tercera edad. El deseo ha de sostenerse en la riqueza que nos dan las relaciones sociales, los compromisos, que permiten habitar en la salud, la alegría y el amor. La salud tiene que ver con la capacidad de sustitución, un ideal por otro, un amor por otro...
    El psicoanálisis se ocupa de la represión sexual, porque hay muchas palabras que no se pueden combinar con otras y, por ende, abrir otras realidades, personas que no se soportan ni se toleran, situaciones que no se atreven a pensar tan siquiera...
En muchas personas hay una represión excesiva, impidiéndoles gozar de la vida, repercutiendo en lo social, la inteligencia, las actividades... 
    Vivir mejor años futuros es habitar en pensamientos que permitan otras formas de pensar la tercera edad y el psicoanálisis es la herramienta que le permite a uno abrir esa puerta, desarrollarse y gozar los años venideros.

Laura López, Psicoanalista Grupo Cero 
Telf.: 610 86 53 55
www.psicoanalistaenmalaga.com



martes, 24 de abril de 2018

CLAVES PARA LA RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS FAMILIARES




    Es importante comenzar con el hecho de que NOS ENGAÑAMOS A NOSOTROS MISMOS SI CREEMOS QUE HAY CLAVES PARA ALGO. Es como creer en un ideal que a todo el mundo se ajusta.

    El terreno psíquico es un gran desconocido y nos basamos, en el ámbito de las relaciones y en la educación, en muchas ocasiones, en experiencias pasadas familiares y en proyecciones y frustraciones propias que queremos solucionar en los otros, anulándolos, no teniendo en cuenta la diferencia.

    El Psicoanálisis nos permite una visión, una apertura a la realidad psíquica, que nos dice que NADA VIENE HECHO EN EL SER HUMANO, sino que se va construyendo conforme a esas disposiciones en lo familiar, que van estableciendo los límites, las renuncias al placer inmediato para poder postergarlo a un goce más civilizado. Es decir, A NADIE LE “TOCA” UN HIJO ASÍ, UNA FAMILIA TAL, A LA HUMANIDAD SE ACCEDE y es por los efectos que podemos llegar a las causas. Hay ciertas formas en la educación, en la transmisión afectivo-sexual, que producen ciertas disposiciones que imposibilitan un desarrollo saludable. En la semilla no sabremos si habrá árbol, es en el árbol donde sabemos que hubo semilla.
    Lo MÁS DIFÍCIL EN EL SER HUMANO es INCLUIR EL AMOR SOCIAL, es poder RENUNCIAR A ESAS PRIMERAS FIGURAS AMOROSAS EN LA FAMILIA E INCLUIR EL MUNDO. Es un proceso complejo para el ser humano y, a veces, ciertos actos tienen una lectura errónea (por ejemplo un episodio de agresividad puede indicar una frustración, la imposibilidad de nombrar lo que a uno le pasa). Hay que acompañar de palabras para crecer. Los castigos y premios simplifican demasiado la labor, necesitamos de palabras para poder nombrar la realidad. Sin conversaciones que permitan poner en juego los afectos a través de la palabra, no sirve de nada, NO SOMOS EL PERRO DE PAVLOV. EL CASTIGO, hasta en cierta manera proporciona un ALIVIO A LA CULPA (hay una culpa inconsciente que tiene que ver con pensamientos, deseos contrarios a la moral), volviendo a estar libre para cometer otro acto. Hasta incluso uno se puede portar mal para recibir castigo. Lo que llamamos acostumbrarse tiene que ver con el goce, que se basa en esa repetición. El ser humano puede gozar de cualquier cosa, hasta de un golpe continuado.

    ¿GENERAMOS DEUDORES? ” Tanto que te di “. Tantos sacrificios por la crianza de los hijos suponen un poso de rencor y de exigencias continuas. ¿Qué se transmite con esa forma de hacer? Así se imponen culpas por el crecimiento, el desarrollo. Cuando asumimos una función, nuestros deseos personales no desaparecen. El amor visto como una renuncia implica venganzas. ¿Se ayuda para tener un poder sobre el otro? El amor tiene que ver con enseñarle el mundo donde va a vivir. Si es egoísta con los otros, no utiliza su energía en ocupar un lugar en el mundo, trabajar para algo, incluirse en la sociedad, si no habla…quién le va a querer. El amor es no pedir nada a cambio, vamos a necesitar también a otras personas, que construya la interdependencia con otros. Los hijos no son para quedárselos.

    Ya llegamos a esta vida con una estructura en la sociedad, instituciones, servicios de los que nos beneficiamos. Esa deuda se paga trabajando, no quedándose anclado en lo familiar, el AMOR TIENE QUE CIRCULAR EN EL SENTIDO SOCIAL, no desde el lugar de donde parte. No habría evolución social si no permitiéramos que los hijos se despegaran del núcleo familiar. Hay conflictos que van a depender de esa separación. Hay padres que la aceptan pero hay otros que la ven como una pérdida.

    ¿CÓMO TRANSMITES el amor por el trabajo, el estudio, los otros? Si estás insistiéndole en que hay que trabajar y estudiar, regañando, y a ti no te ve coger un libro en la vida y criticas constantemente el trabajo y decir lo casando/a que estás... ¿No te parece que hay algo que se contradice? Deseamos deseos.

    MÁS QUE LA IGUALDAD MOSTRAR LA DIFERENCIA. Somos diferentes los unos de los otros, no se puede amar de la misma manera a todos, es una imposibilidad, así como tampoco una misma persona no es igual en todos los momentos. Escuchar las diferentes necesidades y deseos es muy importante, y conversar, que genera la energía psíquica, los acuerdos.

    LAS FAMILIAS POLÍTICAS SE CONVIERTEN EN UN CAMPO DE BATALLA cuando se sobrevaloran las familias de origen y se rechazan formas nuevas de convivencia. Conflictos con las familias políticas señalan desacuerdos entre los cónyuges. Son desacuerdos inconscientes, que indican la imposibilidad de generar formas de convivencia que toleren lo diferente, incluyan al otro. Lo “suyo” siempre es mejor y lo “más normal”. Los límites para con las familias de origen son necesarios, acompañados de conversaciones que puedan mostrar la nueva realidad familiar, sin arremeter contra el otro.

     DAR “TODO” AL OTRO, alegando “confianza” conlleva que el otro sienta que es su derecho. Ha de haber parcelas para la intimidad, donde puedan generarse espacios donde se incluyan otras relaciones, otros proyectos, otras realidades. Al igual que las puertas están en las casas para delimitar, porque es absolutamente necesario, también es necesario poner esas puertas en nosotros. Podremos estar conquistando el empobrecimiento y los conflictos con uno mismo y con los demás.

     El psicoanálisis te ayuda a producir salud en las relaciones familiares, gracias a los aportes que la teoría del inconsciente nos muestra acerca de la afectividad y sexualidad familiar. Viva mejor años futuros. En el mundo está la familia, pero en la familia no está el mundo.

Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
Atención presencial y online
Telf.: (0034) 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com

lunes, 15 de enero de 2018

LOS MENORES (Y LOS NO TANTO) COMO INFRACTORES DE TRÁFICO.

   


  Conducir de forma temeraria, sin carné, sin seguro, con tasas de alcohol que superan los límites, con drogas, usando el móvil con las consecuencias de las distracciones...
Entre las medidas que se utilizan para contrarrestar las cifras de infracciones cometidas y la “reirseción” de personas con faltas graves o delitos, se acuden a métodos coercitivos (sanciones, multas, incluso cárcel en los casos más graves...) y se atiende a la base educativa como medio para “interiorizar” las normas, el “tomar conciencia” de las consecuencias que provocan, sensibilizarles de los peligros, crear actitudes positivas y modificar hábitos para que eviten conductas de riesgo.
  ¿PERO CREEN REALMENTE QUE ESTO ES SUFICIENTE, QUE ES SOLAMENTE MATERIA DE EDUCACIÓN, DE QUE NO ESTÁN “CONCIENCIADOS”? El identificarse al otro y decir “esto me podría pasar a mí “ está bien, pero nos quedamos en la superficie de la acción. Uno no llega a conductas de riesgo porque no está “concienciado”, sino que eso responde a una respuesta ante una situación interna. Es algo que corresponde a otro plano que el aparente, que lo observable, pero que se sigue interpretando en base a la “lógica” o a lo razonable.
  Ya Freud dijo que lo psíquico no se podía comparar a nada de lo que conocemos y que nuestro psiquismo tiene unas leyes propias que hacen que en la conciencia parezcan absurdas ciertas actuaciones, que haya resistencias hasta a la curación o que haya agresiones incluso hacia nosotros mismos. No hay una psicología individial, siempre es social, porque en nosotros ya está incluido el otro permanentemente. Nuestras conductas van dirigidas para alguien o para algo, tienen siempre una razón de ser, y a veces no tiene tanto que ver con el escenario actual, sino que, por diferentes mecanismos psíquicos y fenómenos como el de la transferencia, la proyección, el desplazamiento, la condensación... se ponen en juego en otras personas y otras situaciones que, por asociación, remiten a otra original.
  Atravesamos nuestra construcción como ser humano y de entrada en la civilización a través de la primera célula de la sociedad, que es la familia. En ella es donde se fundan los afectos, los sentimientos como el amor, el odio, el deseo, la hostilidad, los celos, la envidia... que son los deseos sexuales infantiles reprimidos. Sabemos que la represión juega un papel muy necesario para renunciar a ciertos instintos infantiles, pero no desaparece esta sexualidad infantil, sino que esa energía, que puede utilizarse para trabajar, amar, estudiar, queda viva como los titanes de los que hablan los poetas. LA MORAL SE INSTAURA COMO CONSECUENCIA DE ESA EDUCACIÓN RECIBIDA, LA LEY, donde ya se genera en nosotros una instancia que nos hace diferenciar lo que está bien, lo que está mal. En todos nosotros hay una parte inconsciente de nuestra personalidad, por así decirlo, que es lo que nos lleva a una situación y no a otra, a posicionarnos de una manera y no de otra ante nuestros deseos y nuestra realidad. Sobredetermina nuestra conciencia.
EN UNA CONDUCTA DE RIESGO AL VOLANTE hay un TRANSFONDO QUE TIENE QUE VER CON EL SUJETO PSÍQUICO.
¿Rebeldía, problemas con la autoridad? Hay conductas de riesgo que remiten a un SENTIMIENTO DE CULPA, es decir, son personas reincidentes que buscan castigo en ciertas situaciones. Toman actitudes de riesgo en las que son pillados, con su consecuente alivio en el castigo, que corresponde a la culpa por algo que pensó, deseó, fantaseó, pero que cursa de forma inconsciente.
En ocasiones hay una DEPRESIÓN,una MELANCOLÍA en la base, dado que es la única estructura psíquica que LLEVA AL SUICIDIO, por la identificación con lo perdido (persona, ideal...). Acciones temerarias pueden ser formas de SUICIDIO ENCUBIERTO, que cursan de base con una melancolía, una depresión no tratada que conlleva a conductas suicidas, aunque puede que no sea algo que podamos decir pensado e intencional, sino que lo sabemos por esos efectos.
También puede estar relacionado con la rebeldía a la figura de autoridad, un DESAFÍO que indica una HOSTILIDAD HACIA LA FIGURA PATERNA, hacia el significante padre, que es correlativo en la sociedad de la Ley.
  Puede haber también una INCAPACIDAD PARA GESTIONAR LA PROPIA VIDA, y la conducción no es más que una de las esferas que reflejan esto. Transfieren sitauciones afectivas y conflictos internos en su manera de conducir. Estas conductas de riesgo también son llevadas en otros ámbitos. NO LE PASA EXCLUSIVAMENTE EN LA CONDUCCIÓN, SINO EN OTROS MUCHOS ÁMBITOS DE SU VIDA,
  El CONSUMO DE DROGAS, ALCOHOL, cuando se conduce, también indica una IMPOSIBLIDAD EN LAS RELACIONES, EN MANEJAR SU VIDA, que les llevan a consumir para CALMAR ESA ANGUSTIA, PARA EVADIRSE DE UNA REALIDAD que se les hace imposible, que no aceptan.
  Vemos cómo hay una neurosis de fondo, y LAS INFRACCIONES DE TRÁFICO NO SON MÁS QUE LA CÚSPIDE DE UN ICEBERG QUE SI NO SE TRATA EN SU BASE, DIFÍCILMENTE PODREMOS DAR UNA SOLUCIÓN REAL A UNA COMPLEJIDAD COMO ES LA DEL SER HUMANO.
  No podemos globalizar, sino atender con una escucha especializada, lo que en cada caso sustenta esa acción, introduciendo educadores formados en el funcionamiento de la psiquis para permitir que esa persona pueda posicionarse de manera diferente.
Incluir un plan donde el psicoanálisis pudiera dar cuenta de esa interiorizacion de la normas, de los procesos inconscientes que llevan a realizar acciones tan perjudiciales e incluso a la muerte, sería dar un paso muy importante en la construcción de la salud y el bienestar de todos.
La educación y la responsabilidad vial es grupal.


Laura López, Psicoanalista Grupo Cero
y Psicoóloga Clínica colegiada AO 06010
Telf.: 610865355
www.psicoanalistaenmalaga.com