lunes, 1 de agosto de 2016

¿QUÉ DIFERENCIA TENER UNA CONVERSACIÓN CON AMIGOS, “DESAHOGARSE” A CONVERSAR CON UN PSICOANALISTA EN SESIÓN?



En las relaciones con los demás, los lazos que vamos generando con actividades, ideales, etc., surge lo que se denomina transferencia, que tiene que ver con los sentimientos, los afectos, expectativas...que se depositan en las mismas. Tiene que ver también con la líbido, que es la energía que produce la vida. Pues bien, EN LAS RELACIONES CON LOS OTROS, PODRÍAMOS DECIR QUE HAY UNA RELACIÓN RECÍPROCA, EN EL SENTIDO QUE HAY UNA ESCUCHA EN AMBAS DIRECCIONES, un intercambio de papeles, apoyar, ser apoyado, escuchar, ser escuchado. Conocemos del otro sus gustos, sus ideales, su forma de pensar, sus problemas... Hemos de tener en cuenta que lo que hablamos con los otros está siempre bañado por nuestros sentimientos, nuestra forma de pensar, nuestra experiencia, etc., entonces NO HAY UNA ESCUCHA NEUTRAL E INTERPRETAMOS LO QUE SE HABLA DESDE NUESTRA ESCUCHA (que tiene que ver con esos sentimientos, afectos, moral, prejuicios...)de ahí a los malentendidos. No escuchamos de manera neutral pues es una relación de dos, no se trata exclusivamente de una sola de las partes.


TODO ESTO NO PASA CON LA RELACIÓN PSICOANALÍTICA. La persona que está en posición de paciente, no recibe nada de la vida personal del analista, por lo que se permite que en ese espacio se trate exclusivamente al paciente. Además, respecto a esa tranferencia que surge en las relaciones y en la terapia, ESOS SENTIMIENTOS, AFECTOS, REPRESENTACIONES INCONSCIENTES QUE SE FORMARON EN OTRO MOMENTO DE LA VIDA Y QUE SE REPITEN UNA Y OTRA VEZ CON CADA RELACIÓN, CAEN COMO EN UN LUGAR HUECO, EN LA POSICIÓN DEL PSICOANALISTA. Todo el entramado de sentimientos que surgen ahí no se refieren a la persona que hace de psicoanalista entonces. El psicoanalista, con su escucha muy especializada (donde deja de ser él mismo, mente en blanco, nada de lo que dice el paciente le va a recordar a él mismo), y través de la interpretación-construcción con la técnica asociación libre (diga todo lo que se le ocurra),va a permitir que eso que se encuentra reprimido y se repite en cada situación a través de los síntomas o de esa fijación (ej. yo soy así), pueda liberarse y pueda ser otra cosa. Como ejemplo de esto Sigmund Freud, en sus inicios y su casos de la histeria, donde rememorar de una manera intelectual el pasado como medio para curarse, no da resultado, descubrió el fenómeno de la transferencia, donde Elisabeht giraba en la terapia alrededor de él como si él fuera su padre. LO REPRIMIDO NO SE RECUERDA, ES UN SABER NO SABIDO QUE SE REPITE EN EL ACTO Y EN LAS RELACIONES TRANSFERENCIALES., AFECTÁNDOTE EN TU VIDA.


EL PSICOANALISTA LE ESCUCHA DE UNA MANERA DIFERENTE Y LE PROPORCIONA UNA TRANSFORMACIÓN REAL DE SUS ACONTECIMIENTOS PSÍQUICOS, porque incide en lo inconsciente, que es lo que realmente te lleva a un lugar u otro, una relación u otra, una forma de vida u otra. Consulta con un psicoanalista y comienza tu viaje hacia la salud y el bienestar.









Laura López, Psicoanaista Grupo Cero


ATENCIÓN PRESENCIAL Y ONLINE


Telf.: +34 610 86 53 55





lalgpsico@gmail.com