miércoles, 28 de diciembre de 2011

LA INTUICIÓN NUNCA ME FALLA EN EL AMOR


   
   En el despliegue del juego de seducción con el otro es donde vamos marcando las pautas de futuros encuentros y nos dejamos llevar por un tinte nacarado llamado intuición, donde la mirada se difracta al atravesarlo y nos ofrece una visión más o menos acertada de lo que creemos que puede o no puede ser. ¿Pero hasta dónde habremos de dejarnos guiar por la citada intuición? Sabemos desde el psicoanálisis que puede ser un arma de doble filo porque hay en nosotros deseos inconscientes que pueden hacer que amemos a quien nos hace sufrir, a quien nos reafirma una ideología que persiste en nuestra vida y de la cual padecemos (como que todos los hombres o mujeres son iguales, sólo quieren una cosa, si no me hace esto, es que no me quiere, si está para ti, pase lo que pase aguantará...), en definitiva lo que a veces nos une al otro es el lazo invisible de nuestro propia síntomatología. Las relaciones, como todo en el ser humano, no están ya hechas, sino que se producen, se sustentan en la construcción, no en la intuición, esto forma parte más de un plan guiado por nuestro inconsciente que de algo real. En lugar de sobreactuar con un guión aprendido, es entre bastidores, con las luces apagadas para evitar que la mirada de nuestros fantasmas ocultos obstaculicen y guien nuestra engañosa percepción de la imagen del otro, donde las palabras marcarán las pautas, el sentido. Así podremos cambiar nuestro decorado en el escenario de la vida y ser el actor de otras historias ¿por qué no? con final feliz.
Laura López, psicóloga-psicoanalista
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
610865355


domingo, 11 de diciembre de 2011

EL BRILLO DE UNA ILUSIÓN


  
   Época de sueños, en la que aquellos que recordamos como absurdos, enrevesados e incluso irreconocibles son interpretados a la sombra de un alud desbordante de un goce desmedido y desconocido. ¿Fantasías? ¿Sueños?¿Quién no se ha embriagado alguna vez con una ilusión?¿De qué dependen que se hagan o no realidad?La palabra ilusión viene del latín illusio,-ionis y significa engaño. Gozar, podemos gozar de cualquier cosa, anclarnos en el padecer irreal de nuestros sentidos, vagar por el mundo perdidos rezumando decires y haceres, historias egoístas, incompletas, envueltas por el hastío, sin el sentido humano del amor.
   Miremos al horizonte desde el acantilado y que en cada parpadeo deslumbrado por el brillo de las ilusiones, unas pestañas ardientes acaricien unas manos hechas para el trabajo de los hombres, transformemos la naturaleza, ese brillo, en un haz de luz de un faro donde empapar la mirada de los otros con la constancia y la perseverancia de la labor humana y así poder al fin arribar a buen puerto, donde el marinero a la deriva se encadene a palabras que abracen sentidos de libertad, amor y esperanza.
 
Laura López psicóloga-psicoanalista
lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
610865355

sábado, 3 de diciembre de 2011

CUANDO LA LLAMA SE APAGA




Monotonía, encuentros previsibles, respuestas mecánicas en las que creemos saber ya todo del otro...Culpamos al trabajo, a esas pequeñas manías que, paradójicamente antes despertaban el sentido del humor, a que nuestra pareja ha cambiado mucho, o quizás nada...Y en ese nada, incluso no hay nada que decirse. Los seres humanos cuando gozamos de una posición cómoda, nos asusta el cambio, la transformación, es difícil tolerar esa incertidumbre y sobre todo el deberle nuestro goce al otro. Pero a lo largo de nuestra vida, para entrar en el mundo, hemos de ir transformándonos: nuestros gustos cambian, evolucionamos, podemos llegar a ser más inteligentes, permitirnos llegar a tener más aficiones, más relaciones.. si nos quedamos en una misma habitación cerrada y cargada, en ese abrazo inmortal con el otro, acabamos estrangulando también el deseo, apagando la llama de esa vela en ausencia de oxígeno. Si abrimos una ventana a esa bocanada de aire fresca, a esos goces, a ese oxígeno de ilusiones y pasiones, reavivaremos esa llama y nos permitirá seguir respirando en la relación. En palabras de Albert Einstein: “Si perdemos el sentido del misterio, la vida no es más que una vela apagada “o bien“si buscas resultados distintos,no hagas siempre lo mismo”.
Laura López, psicóloga-psicoanalista

                                                                lauralopez@psicoanalistaenmalaga.com
                                                                                        610865355